Jueves 13.12.2018

La OCDE aconseja a España que solo los jubilados cobren la pensión de viudedad

Considera que quienes comparten casa con su pareja deberían cobrar menos que aquellos que viven solos.

Cientos de pensionistas se manifiestan en Pamplona | Jesús Diges (efe)
Cientos de pensionistas se manifiestan en Pamplona | Jesús Diges (efe)

La Organización para el Desarrollo y la Cooperación Económica (OCDE) recomendó a sus países miembros, entre ellos España, limitar el cobro de las pensiones de viudedad, de forma que solo se tenga derecho a una pensión permanente de este tipo tras la jubilación, así como impedir que las personas divorciadas puedan acceder a ellas.

En su informe anual sobre el estado de las pensiones, la organización internacional presidida por el mexicano Ángel Gurría subrayó que el objetivo último de las pensiones de viudedad, por encima de todo, es mantener el nivel de vida de los viudos.


“Las pensiones de viudedad deberían centrarse más claramente en suavizar el nivel de vida de los viudos, un objetivo político necesario, al mismo tiempo que se limitan los desincentivos para participar en el mercado laboral y se elimina cierta redistribución entre los hogares que es difícil de justificar”, destacó la OCDE.

De esta forma, la propuesta del organismo pasa por “internalizar” el coste de las pensiones dentro de las parejas. Esto es, que a los mismos derechos para cobrar una pensión, aquellos individuos que estén viviendo en pareja deberían cobrar una cantidad menor que aquellos jubilados que vivan solos o estén solteros. De esta forma, se equilibraría el gasto de las pensiones de viudedad.


La argumentación que da la entidad internacional es que las parejas que comparten casa y convivencia se benefician de “economías de escala” frente a los que viven solos. Por tanto, sus ingresos relativos son realmente más altos aunque cobren la misma cantidad.
La OCDE también recomendó a los estados que las pensiones de viudedad no deberían de cobrarse de por vida a menos que la persona que la vaya a recibir esté ya jubilada. “En su lugar, a edades más tempranas un beneficio temporal debería ser accesible tras la muerte de la pareja para ayudar a la persona viuda a adaptarse a la nueva situación”, dice el informe.

La propuesta de la OCDE con respecto a las pensiones de viudedad choca con la realidad de sus países miembros. Solamente nueve países de los 35 que componen el club internacional limitan o niegan el derecho a cobrar una pensión de viudedad después de que se produzca un divorcio.

“Las pensiones de viudedad son útiles para proteger los ingresos disponibles de una persona una vez que su pareja muera, de la misma forma que las pensiones de jubilación sirven para evitar una caída en los ingresos tras las jubilación”, afirmó el organismo, para añadir que ese objetivo “no es relevante” cuando quien muere es la persona que formaba una antigua pareja.


En general, la OCDE considera que hay que instaurar mecanismos automáticos que ajusten el monto de las pensiones y la edad de jubilación a “la realidad de los parámetros” de financiación para garantizar su viabilidad y la cobertura de los jubilados.


Defiende vincular la edad de jubilación a la esperanza de vida, pero teniendo en cuenta que la esperanza de vida es muy diferente entre los grupos sociales, y que ciertos colectivos de la parte baja de la escala social o con un bajo nivel educativo viven menos tiempo una vez que se jubilan y por tanto reciben menos beneficios por las contribuciones que hicieron durante su vida activa.

Comentarios