jueves 19.09.2019

Ningún candidato se presenta a las elecciones de la patronal gallega

La CEG sigue bloqueada y la asamblea electoral general se volverá a reunir en un plazo de dos meses
Antonio Fontenla
Antonio Fontenla

Ningún candidato se ha presentado a las elecciones de la Confederación Empresarial de Galicia (CEG), que deberían celebrarse el próximo 19 de septiembre. De este modo, la patronal gallega continuará sin presidente tras la dimisión en enero de 2018 de su último líder, Antón Arias.

En un comunicado, la Confederación informó de que ayer por la mañana terminaba el plazo sin que se presentase ningún aspirante a presidir la cámara.

De tal forma, tal y como recogen los estatutos de la patronal, se convocará nuevamente una asamblea electoral general en el plazo de dos meses.

Asimismo, la CEG asegura que “las cuatro confederaciones empresariales provinciales seguirán trabajando de forma conjunta para buscar un candidato de consenso, coincidiendo ya de forma unánime en el perfil de la persona que debería optar al cargo”.

Inestabilidad

Esta situación de inestabilidad interna en la CEG se remonta a hace más de un lustro. Las tensiones internas se arrastran desde la época de José Manuel Fernández Alvariño, que sustituyó a Antonio Fontenla en 2013 como presidente. Críticos con su gestión bloquearon sus apenas dos años de gobierno al atribuirle supuestas irregularidades en los gastos de la confederación.

A él le dio el relevo Antonio Dieter Moure, que se alzó en la presidencia de la CEG a comienzos de 2016 por diez votos frente a su rival, el también ourensano José Manuel Pérez Canal, ya fallecido. Moure estuvo menos de un año en el cargo y, aunque alegó motivos personales, los problemas en el seno de la patronal fueron clave en su salida.

Último dirigente

El hasta ahora último presidente de la CEG, el constructor coruñés Antón Arias, fue elegido en enero de 2017 y su adiós se produjo tan solo un año después. En su día pretendió reformar los estatutos de la confederación empresarial y se basó en el fracaso para conseguirlo para justificar su salida del ente. Por aquel entonces, dijo que esperaba que su decisión sirviese como “catarsis” para que los integrantes de la patronal pensasen “más en los intereses del conjunto que en intereses personales”.

Más de un año y medio después la CEG sigue sin presidente en un escenario de división interna acrecentada este año por la imposibilidad de reformar los estatutos, tal y como demandaban las patronales de las provincias de Pontevedra y Ourense, así como las sectoriales.

La inestabilidad llega al punto de que el pasado abril integrantes de la CEG impugnaron el propio comité ejecutivo que convocó elecciones en la patronal para el 19 de septiembre.

En un escrito, entonces, miembros de la CEG denunciaban que “las delegaciones de voto conferidas por los representantes deLugo a favor del presidente de la Confederación de Empresarios de A Coruña, Antonio Fontenla, contenían defectos formales. l

Comentarios