viernes 4/12/20

Madrid, Valencia y Castilla y León admiten más déficit y agrandan la deuda del Estado

La Comunidad de Madrid, la Comunidad Valenciana y Castilla y León han incluido en los planes económico-financieros de reequilibrio 2012-2014 presentados el jueves en el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF)
el ministro de hacienda, cristóbal montoro                             efe/ballesteros
el ministro de hacienda, cristóbal montoro efe/ballesteros

  La Comunidad de Madrid, la Comunidad Valenciana y Castilla y León han incluido en los planes económico-financieros de reequilibrio 2012-2014 presentados el jueves en el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) resultados de déficit al cierre de 2011 superiores a los comunicados en el avance de liquidación al Ministerio de Hacienda, según publicaron ayer varios medios de comunicación.

En concreto, la Comunidad Valenciana presentó inicialmente a Hacienda una desviación del déficit del 3,68% de su PIB, que ha elevado en el plan de ajuste al 4,5%. En el caso de las otras dos comunidades, la Comunidad de Madrid declaró en un principio un déficit del 1,13% y lo ha elevado al 2,21%, mientras que Castilla y León ha admitido una desviación del 2,59%, por encima del 2,35% anterior. Así, el déficit de las regiones se iría hasta el 3,34% en lugar del 2,94%, un incremento de 4 décimas que suponen casi 4.000 millones más y llevaría el agujero total al 8,9% frente al 8,5% anunciado.

Por su parte, el consejero de Economía y Hacienda, Percival Manglano, destacó ayer que el déficit madrileño representa un 4,5% del déficit total del Estado mientras que el peso de la economía regional en la nacional es del 20%, y recordó que Madrid es la cuarta comunidad con menor déficit en 2011. Así salió al paso el consejero de las informaciones que aseguran que el nuevo dato de la Comunidad de Madrid podría provocar una nueva revisión del déficit estatal.

El consejero atribuyó el incumplimiento del déficit a tres factores: el desplome de ingresos por la recaída de la economía, el mantenimiento por parte de la Comunidad de Madrid de su gasto en servicios públicos prioritarios y la puesta en marcha del plan de pago a proveedores.

Por otro lado, el presidente del Gobierno de Asturias en funciones, Francisco Álvarez-Cascos, dijo ayer que no va a aceptar ni la más mínima duda sobre las cuentas presupuestarias del Principado, por lo que ha ordenado la inmediata remisión de la contabilidad a la Sindicatura de Cuentas para que las fiscalice.

Comentarios