viernes 4/12/20

López Madrid recrimina a Bankia que le reclame 30.000 euros cuando él perdió 20 millones en la entidad

El empresario y yerno de Juan Miguel Villar Mir, Francisco Javier López Madrid, recriminó ayer ante el tribunal que juzga el caso de las tarjetas black que Bankia le reclame 35.988 euros.

El expresidente de Caja Madrid y Bankia Rodrigo Rato	archivo ec
El expresidente de Caja Madrid y Bankia Rodrigo Rato archivo ec

El empresario y yerno de Juan Miguel Villar Mir, Francisco Javier López Madrid, recriminó ayer ante el tribunal que juzga el caso de las tarjetas black que Bankia le reclame 35.988 euros correspondientes a los gastos cargados a su plástico cuando el Grupo Villar Mir invirtió 20 millones de euros en la salida a Bolsa de la entidad nacionalizada y lo perdió “todo”.
Así respondió el acusado a preguntas de las partes en la octava sesión de juicio por el uso presuntamente fraudulento de estas Visas por parte de 65 ex altos cargos y directivos de Caja Madrid y Bankia, cuando fue preguntado por las mismas, de las que dijo que nunca tuvo “ninguna duda” sobre su legalidad.
“Soy la misma persona que ha perdido los 20 millones que se supone que me quiero beneficiar de 30.000 euros”, dijo López Madrid visiblemente molesto en referencia a la inversión que hizo el grupo por la salida a Bolsa de Bankia de 20 millones de euros, y a los 35.988 euros que le reclama la entidad nacionalizada.
“Nunca me han reclamado una cantidad y eso es lo que más me sorprende. Si me dicen que esos gastos los tengo que devolver, los devuelvo. ¿Qué intención voy a tener de quedarme con un dinero que no es mío?”, se preguntó Francisco Javier López Madrid ante el tribunal.
El acusado, para el que la Fiscalía pide un año y seis meses de cárcel, es uno de los últimos del total de 65 encausados en someterse a las preguntas de las partes en el marco de la ronda de interrogatorios que está previsto que termine hoy para dar paso mañana a la ronda de testificales.
Por su parte, el exministro socialista y exvicepresidente de Caja Madrid Virgilio Zapatero defendió que, a pesar de que le entregaron la tarjeta diciéndole que era para gastos de libre disposición, se impuso a sí mismo la norma de actuar con el plástico como si fuera “única y exclusivamente para los gastos inherentes” a su función.
A preguntas del fiscal Anticorrupción, Alejandro Luzón, Zapatero recalcó que la recepción de la Visa le planteó “incomodidad” porque, no existía “el control” que sí había en otras entidades donde trabajó previamente.
El acusado, que cargó a su plástico 35.988 euros y entiende que es algo “normal” que se entregue tarjeta a personas que ostentan este tipo de cargos, dijo que decidió guardar todas las facturas de la tarjeta con límite anual de 50.000 euros, aunque no desembolsó “ni la mitad”. “Yo podía haber gastado en dos años 100.000 euros; fui muy austero”, respondió. Mientras, el exjefe de la Casa del Rey y exdirector de la Fundación de Caja Madrid, Rafael Spottorno, aseguró que la caja extinta le garantizó que se encargaría de todo lo relativo a la tarjeta, que le fue entregada como parte de su retribución para gastos de libre disposición.
Spottorno explicó que recibió la tarjeta de manos del entonces director general de Medios de la Caja, Ildefonso Sánchez Barcoj, quien le dijo en el momento de la entrega que no recibiría extractos de los movimientos debido a que el titular de la misma no era él, sino la caja.

Comentarios