martes 07.07.2020

La CNMV estudiará hasta dónde llegan las infracciones de la cúpula de Pescanova

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), ha iniciado las actuaciones oportunas para determinar el alcance de los incumplimientos de información veraz por parte de Pescanova

Sede central de la multinacional gallega Pescanova, situada en Chapela 	archivo ec
Sede central de la multinacional gallega Pescanova, situada en Chapela archivo ec

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), ha iniciado las actuaciones oportunas para determinar el alcance de los incumplimientos de información veraz por parte de Pescanova en sus folletos de admisión y emisión y en la información financiera que como empresa cotizada debe aportar.
Según informó la CNMV, estas actuaciones se adoptan una vez recibido el informe de investigación forense realizado por la firma KPMG a Pescanova.
Se trata de determinar el alcance de los incumplimientos por parte de la empresa gallega de los artículos 26, 27 y 35 de la Ley del Mercado de Valores relativos al contenido de los folletos de admisión y emisión, y a la remisión de información periódica y cuentas anuales de las sociedades cotizadas.
Pescanova se encuentra en concurso de acreedores y su deuda financiera alcanza los 3.281 millones de euros, mientras que el patrimonio neto resulta negativo por un importe de 927 millones de euros.
La dirección de Pescanova planificó, diseñó y ejecutó operaciones contables para presentar una deuda financiera ficticia, y para lograr financiación formalizó créditos documentarios sin transacciones reales con mercancía. Al tiempo, utilizó una estructura societaria instrumental para generar financiación bancaria y resultados ficticios.
Así lo indican algunas de las conclusiones del “informe forensic” que la consultora KPMG ha realizado sobre Pescanova, firma a la que la sociedad gallega pesquera contrató el 15 de abril para que realizara esta auditoría.
KPMG explica que durante los últimos ejercicios se han diseñado y ejecutado prácticas contables cuyo objetivo era presentar una deuda financiera del grupo Pescanova inferior a la real y, consecuentemente, una cifra de resultados superior a los realmente generados.
Según el informe, para la obtención de financiación, Pescanova ha llevado a la práctica determinadas operaciones (formalización de créditos documentarios sin que existieran transacciones reales con mercancía, utilización de estructuras societarias instrumentales para generar financiación bancaria y resultados ficticios, líneas de factoring dispuestas sin sustancia económica, etc).
Unas operaciones que pueden ser consideradas como irregulares desde un punto de vista contable y financiero.

de forma deliberada
La auditora asegura que los hechos, operativas y prácticas desarrolladas por el grupo Pescanova no han sido fortuitas, sino que fueron resultado de una “planificación de forma consciente que se ha venido realizando durante varios años por parte de la dirección de Pescanova”.
En este sentido subraya que existen indicios fundados de que determinadas personas de la cúpula directiva de Pescanova han “instruido, ejecutado, llevado a cabo o conocido, en mayor o menor medida, dichas prácticas”.
Por su parte, la administración concursal de Pescanova, Deloitte, considera que las conclusiones del forense deben ser tenidas en cuenta para el entendimiento de la situación en la que actualmente se encuentra Pescanova, sin que afecten sustancialmente a su esquema de trabajo planteado, que busca una salida del concurso de acreedores mediante convenio “a pesar de la gestión irregular de los últimos años”. Estas conclusiones serán consideradas a la hora de formular las cuentas anuales del ejercicio 2012, según indicó la administración concursal.
Además, Deloitte se reserva el derecho a adoptar las medidas que resulten oportunas tras el análisis del informe, dando en su caso traslado a los órganos competentes. n

Comentarios