martes 07.07.2020

La CNMV estudia cambios normativos para evitar casos como el de Pescanova

concurso de acreedores  La presidenta de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Elvira Rodríguez, dijo ayer que seguramente, como consecuencia de los sucedido con Pescanova, el órgano regulador bursátil hará “algún cambio para ser más preventivos”.
 

la cnmv cree que la situación de la firma gallega ha causado un daño reputacional archivo ec
la cnmv cree que la situación de la firma gallega ha causado un daño reputacional archivo ec

La presidenta de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Elvira Rodríguez, dijo ayer que seguramente, como consecuencia de los sucedido con Pescanova, el órgano regulador bursátil hará “algún cambio para ser más preventivos”.
Rodríguez dijo que el caso Pescanova ha causado “daño reputacional” a muchas entidades, especialmente a la propia empresa, y señaló que decir lo contrario sería “autoengañarse”.
A su juicio, esto es un problema de gobierno corporativo, aunque precisó que también tiene múltiples componentes. “En una empresa que tiene una marca muy conocida, se ha llevado como si fuera una empresa con amo. Nos hace daño reputacional a todos”, apostilló.
Preguntada sobre si ha recibido quejas por parte de los inversores y fondos institucionales con respecto de casos como el de Pescanova, afirmó que la CNMV recibe muchas reclamaciones y denuncias y que hay algún accionista minoritario que reclama que no tuvo la información suficiente. “La información que dio Pescanova no les parece equivalente a la realidad que se conoce ahora”, añadió.
En este sentido, aseguró que van a esperar a que termine la auditoría forense que va a determinar cuál es la situación de la compañía. “Vamos a salir adelante con este proceso”, dijo.
Recordó que, en este caso, se han abierto expedientes por irregularidad en el mercado de valores. Aseguró que una de las circunstancias por las que la CNMV está comunicando muy pronto es para conseguir un efecto preventivo, porque todo lo que sea preventivo evita el daño. “No tenemos mecanismos para que el daño se corrija sin ir a los tribunales, con lo cual si conseguimos adelantarnos, eso que ganamos”, explicó.
Pescanova no solo ocultó una deuda de 2.000 millones de euros, sino que infló además presuntamente sus fondos propios y presentó unos resultados que no se correspondían con la realidad.
Manuel Fernández de Sousa Faro remitió unos estados financieros a la CNMV en el que se reflejaba un patrimonio neto consolidado de 653 millones, cuando la realidad es que esa cifra está en rojo y la sociedad se encontraría así en una situación de quiebra técnica, según eleconomista.es.

Comentarios