viernes 23/10/20

De Guindos prevé que la economía crecerá un 1% en el tercer trimestre

El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, prevé que la economía española crezca entre julio y septiembre a un ritmo similar al de los dos trimestres anteriores, cuando lo hizo al 0,9% del PIB en el primero y al 1% en el segundo.
 

El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos	 EFE/Paco Campos
El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos EFE/Paco Campos

El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, prevé que la economía española crezca entre julio y septiembre a un ritmo similar al de los dos trimestres anteriores, cuando lo hizo al 0,9% del PIB en el primero y al 1% en el segundo.
De Guindos aseguró que los indicadores adelantados muestran que el crecimiento en el tercer trimestre va a estar en un entorno “muy parecido” al de los dos anteriores.
El ministro basa su cálculo en datos como que el año turístico es muy bueno, que el consumo continúa “tirando” y que la recaudación tributaria va a seguir creciendo a ritmos “relativamente importantes”.
A su juicio, aunque siempre hay incertidumbres, como las próximas elecciones generales, los fundamentos de la economía española para los próximos “tres, cuatro o cinco años” son ya “completamente diferentes”, si se compara con la situación que había en 2012.
A este respecto, recalcó que España ya ha recuperado toda la competitividad que había perdido desde que se incorporó al euro, que el sistema bancario está mucho más saneado, que el déficit público es menos de la mitad que en 2011 y que el sector inmobiliario ya se ha ajustado.
Por ello, sostuvo que en los próximos “dos o tres años” España está en condiciones de salir “completamente” de la crisis.
De Guindos indicó que España ha hecho un esfuerzo de saneamiento financiero, de reforma en el mercado laboral y de liberalización en los mercados de bienes y servicios que “no tiene parangón” en la historia reciente. En este sentido, incidió en que quien quiera limitar los méritos de esta transformación no es “honesto” con el esfuerzo que ha llevado a cabo la sociedad.
El ministro recordó que España era como Grecia en 2012, “el gran quebradero de cabeza y el gran problema de la unión monetaria”. Asimismo, señaló que el momento más difícil, con España “al borde del colapso”, fue en verano de 2012, año en el que se necesitaban en torno a 240.000 millones que tenían que prestar los mercados y que estuvieron “a punto de secarse del todo”. A este respecto, reconoció que cuando este trance se superó esperaba que la economía empezara a crecer, pero que nunca pensó que podría hacerlo a casi el 4%, como actualmente.
Sobre la posible influencia de la situación de China en la economía española, afirmó que la mayor flexibilidad y el menor intervencionismo acabarán siendo positivos para China y para el resto de la economía mundial. El ministro piensa que los cambios y transformaciones son siempre difíciles, sobre todo en economías tan grandes, ya que traen volatilidad a los mercados e incertidumbres.
En cualquier caso, se mostró convencido de que, cuando se vaya asentando, se verá que la aportación de China al crecimiento del mundo “es mucho más sostenible y perdurable”.
En cuanto a Grecia, recalcó que hay que tener cuidado con los “cantos de sirena del populismo”, que acaban generando frustración y un coste importante en términos de crecimiento o de prosperidad que a quien más afecta es a la población más vulnerable.
En el aspecto laboral, De Guindos considera que los datos de empleo muestran que la reforma que hizo el Gobierno es la adecuada y da sus frutos, y añadió que la contribución de la construcción a la actividad económica ya no será como en el pasado, cuando fue “la fuente fundamental de crecimiento”. 
Dijo que lo que hay que hacer es dotar de nuevas habilidades a esa bolsa de desempleo del sector de la construcción, porque  los parados de larga duración “es la principal lacra”. Señaló que la contratación indefinida está funcionando, en parte gracias a los incentivos que se han impulsado desde el Gobierno.

Comentarios