domingo 21.07.2019

Francisco González deja la presidencia de honor del BBVA por el caso Villarejo

Abandona el cargo de manera temporal mientras dure la investigación y así evita que se le utilice para “dañar” al banco.

 

González asegura estar orgulloso de todo lo conseguido en los 22 años en los que estuvo al frente del BBVA | Chema Moya (efe)
González asegura estar orgulloso de todo lo conseguido en los 22 años en los que estuvo al frente del BBVA | Chema Moya (efe)

El presidente de honor del BBVA, Francisco González, ha renunciado temporalmente a este cargo y a la presidencia de honor de la Fundación mientras concluyen “las investigaciones en curso” del caso Villarejo.  En una carta remitida al presidente del banco, Carlos Torres, Francisco González explica que para evitar que se le utilice para “dañar a la entidad”, ha decidido abandonar temporalmente ambos cargos. 

En este caso se investiga si el BBVA encargó durante la presidencia de González al excomisario de Policía José Manuel Villarejo –actualmente en prisión incondicional acusado de cohecho, blanqueo de capitales y pertenencia a banda criminal– diversos trabajos de investigación para evitar que la constructora Sacyr se hiciera con el control del banco en el año 2004.

“Durante el último año hemos sufrido una larga y continua agresión mediática derivada de las investigaciones policial y judicial” en torno al excomisario Villarejo, afirma Francisco González, que señala estas circunstancias como las que le han llevado a tomar esta decisión. 

González se muestra orgulloso de todo lo conseguido en los 22 años en los que ha estado al frente del banco y de la “fortaleza” y el “prestigio” del BBVA, por lo que su decisión “ayudará a entender con qué rigor, falta de interés personal y compromiso” ha trabajado.

Hostilidades
González hace un relato de las “hostilidades de grupos de interés” y “crisis muy dolorosas” en los años en que fue presidente del BBVA, entre las que cita las cuentas secretas del año 2000, el intento de Sacyr de “apropiarse del banco con la colaboración inexplicable del Gobierno o la salida a Bolsa de Bankia”. Igualmente, se refiere a su negativa a participar en la creación de Sareb, el “chantaje” de Ausbanc o las dificultades en América Latina. 

“Sabes muy bien –le dice a Torres– que no han sido años fáciles, pero en todo este tiempo gobernamos el banco con firmeza y visión”.  Expone que en junio de 2018, tras varias investigaciones periodísticas, impulsó una investigación interna sobre las contrataciones del banco con la empresa CENYT para averiguar el alcance de los contratos, el importe y su duración. 

Esa investigación se amplió en enero de 2019, ya bajo la presidencia de Torres, y la investigación judicial abierta es un elemento que “nos ayudará a conocer la verdad”.  El nuevo presidente del banco, Carlos Torres, aseguró a mediados de enero en una carta remitida a la plantilla que actuaría “con la contundencia necesaria” para investigar las relaciones del banco con el excomisario Villarejo.

Torres se mostró “escandalizado” con las informaciones que empezaron a aparecer en los medios de comunicación el pasado 9 de enero, pocos días después de que él accediera al cargo, y añadió que “de ser ciertas” serían “conductas muy graves, deplorables” y “diametralmente opuestas” a los valores de la entidad. 

Las revelaciones sobre los pinchazos telefónicos de Villarejo surgieron en el marco de la investigación de uno de los sumarios en los que está implicado el excomisario, el caso “Tándem”.

Comentarios