sábado 28/11/20

Feijóo confía en recuperar la “Pescanova de siempre, con empleo” y el “nombre de Galicia”

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, confió ayer en que la multinacional Pescanova solucione su situación económica y vuelva “la que habíamos conocido siempre, con empleo y con el nombre de Galicia”.
el presidente de pescanova, manuel fernández de sousa faro archivo ec
el presidente de pescanova, manuel fernández de sousa faro archivo ec

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, confió ayer en que la multinacional Pescanova solucione su situación económica y vuelva “la que habíamos conocido siempre, con empleo y con el nombre de Galicia”.

“Es una empresa importante, cotizada en Bolsa, con muchos accionistas y su domicilio social está en Galicia. Me gustaría que esa empresa salga de los problemas de liquidez”, declaró.

Afirmó que la Xunta está a disposición de todas las empresas gallegas “lógicamente en función de las responsabilidades y proporcionalidades que puede tener un Gobierno autonómico en cualquier empresa”.

“En las empresas cotizadas, lógicamente, hay unos accionistas que son los propietarios de esa empresa, y lógicamente hay unos condicionantes expresos”, concluyó Feijóo.

La multinacional Pescanova, calificada por quienes han trabajado dentro como excesivamente presidencialista, bajo la mano de Manuel Fernández de Sousa Faro, ha sembrado dudas y generado mucho nerviosismo entre sus acreedores bancarios, sorprendidos por un pasivo oculto que ahora ha desvelado.

Accionistas y banca acreedora vieron cómo las alarmas sonaban el pasado 1 de marzo, cuando la compañía, sin informar al consejo, presentó el preconcurso de acreedores en los juzgados de Pontevedra al tiempo que anunciaba que no formularía las cuentas hasta que no se dieran una serie de condiciones.

sorpresa desagradable

Una desagradable sorpresa porque, como indican en el mercado, una reacción así “no se espera de una empresa que cotiza en el Ibex, porque primero intentas negociar con los bancos, pero no presentas un preconcurso sin avisar”.

La banca extranjera es la que más nerviosa se ha puesto ya que no se esperaba una actuación de este tipo de una empresa cotizada como Pescanova –con multitud de filiales en numerosos países y financiada a través de unos 45 bancos– y que empieza a dudar si su forma de proceder ha sido por mala fe o responde a un gran fallo de control por el tamaño de su entramado empresarial. Por este motivo, con el objetivo de organizarse y obtener de la compañía una información fiable y lo más rápidamente posible, más de una treintena de bancos acreedores de Pescanova se reunieron el viernes para crear el comité de dirección con el objetivo de iniciar las negociaciones con la multinacional pesquera.

Los siete miembros que forman parte de este comité son Novagalicia, La Caixa, el Sabadell, el Popular, Bankia, Royal Bank of Scotland y Deutsche Bank. A falta de conocer cuál es la dimAensión de ese desfase financiero que ha reconocido Pescanova, la deuda total del grupo asciende a 2.500 millones.

Comentarios