lunes 21/9/20

El Eurogrupo se reúne esperanzado por llegar al fin a un acuerdo con Grecia

Las expectativas aumentan sobre la posibilidad de que, esta vez sí, el Eurogrupo cierre hoy con Grecia un acuerdo que asegure la permanencia del país en la eurozona y permita abrir las negociaciones sobre un tercer rescate.
 

El sindicato comunista griego Pame participa en una protesta en Atenas contra la austeridad 	efe
El sindicato comunista griego Pame participa en una protesta en Atenas contra la austeridad efe

Las expectativas aumentan sobre la posibilidad de que, esta vez sí, el Eurogrupo cierre hoy con Grecia un acuerdo que asegure la permanencia del país en la eurozona y permita abrir las negociaciones sobre un tercer rescate.
Las instituciones que eran conocidas como la troika estudiaron ayer el plan que el Gobierno de Alexis Tsipras envió el jueves a sus acreedores y socios, en el que incluye medidas como subidas de impuestos directos e indirectos, aumentos de las cotizaciones sociales, privatizaciones y ajustes en las pensiones. Una “capitulación” ante las instituciones, aunque “necesaria”, en palabras del propio ministro de Trabajo griego, Panos Skurletis.
El análisis de las instituciones observa si hay un riesgo para la estabilidad financiera de la zona del euro y cuáles son las necesidades actuales y potenciales de financiación de Grecia, que está en una situación delicada con unas arcas públicas exiguas y un corralito impuesto a la banca hace 13 días.
Además, el Eurogrupo estudia cómo levantar un cortafuegos financiero en torno a Chipre para proteger a esta pequeña economía de la eurozona en el caso de que Grecia abandone la divisa común, informó el semanario alemán Der Spiegel.
A juicio de los ministros de Economía y Finanzas de la eurozona, Chipre es la economía que más podría verse afectada por el “grexit” debido a sus estrechos lazos con Grecia.
Mientras, el primer ministro griego, Alexis Tsipras, buscó ayer el apoyo del Parlamento al paquete de reformas propuesto, en un esfuerzo por mostrar fiabilidad hacia afuera y cohesión interna. Tsipras pidió el apoyo “cerrado” de sus filas a las decisiones “importantes” que debe tomar el Gobierno.
“Hemos recibido un mandato para traer un acuerdo que sea mejor que el ultimátum que nos dio el Eurogrupo, pero desde luego no nos han dado un mandato para sacar a Grecia de la eurozona”, dijo Tsipras.
Por su parte, el ministro griego de Finanzas, Euclides Tsakalotos, defendió la propuesta del Gobierno de Tsipras y aseguró que es mejor que la primera versión rechazada por una amplia mayoría de la población en el referéndum. Tsakalotos dijo que no es “momento para celebraciones y triunfalismos”, pues el Gobierno está convencido de que se trata “de un acuerdo muy difícil”, por lo que “nadie ha festejado el resultado del referéndum”.
Estaba previsto que el Parlamento iniciase ayer por la noche la sesión para debatir la propuesta y decidir si da luz verde a Tsipras  para continuar la negociación.  Al cierre de esta edición, el debate no había comenzado.
Por otro lado, miles de personas se manifestaron ayer en el centro de Atenas en contra de las políticas de austeridad.
A la concentración, convocada por la plataforma que secundaba el “no” en el referéndum, acudieron entre 8.000 y 9.000 miembros de PAME, el sindicato del partido comunista griego, y en torno a unos 1.000 pertenecientes a partidos de la izquierda extraparlamentaria.

Comentarios