martes 27/10/20

España es la única gran economía europea que se salva de la rebaja del FMI

El Fondo Monetario Internacional (FMI) rebajó ayer el crecimiento previsto este año para la zona euro hasta el 2,2%, dos décimas menos que lo calculado en abril, principalmente por las peores perspectivas de Alemania, Francia e Italia, y mantuvo en el 2,8% sus estimaciones para España.

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde | Shawn Thew (efe)
La directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde | Shawn Thew (efe)

El Fondo Monetario Internacional (FMI) rebajó ayer el crecimiento previsto este año para la zona euro hasta el 2,2%, dos décimas menos que lo calculado en abril, principalmente por las peores perspectivas de Alemania, Francia e Italia, y mantuvo en el 2,8% sus estimaciones para España.
El organismo dirigido por Christine Lagarde explica en su informe “Perspectivas Económicas Mundiales” que esta revisión a la baja se debe a que la actividad económica en Alemania y Francia “se suavizó más de lo esperado en el primer trimestre” y a que la incertidumbre política en Italia ha provocado condiciones financieras “más restrictivas”.
El FMI también moderó una décima el crecimiento para la zona euro para 2019 hasta el 1,9 por ciento, mientras que mantuvo las mismas perspectivas económicas para España, del 2,8% en 2018 y del 2,2% en 2019.

A la cabeza
Con esto, España se mantiene a la cabeza del crecimiento entre las grandes economías de la zona euro, seguida por Alemania, la primera economía regional, con un 2,2% para 2018 y un 2,1% en 2019. Al analizar la situación de la zona euro en la presentación del informe, el economista jefe del FMI, Maurice Obstfeld, destacó que “la incertidumbre política ha aumentado en Europa” en los últimos meses.
Obstfeld consideró que la Unión Europea “se enfrenta a desafíos políticos fundamentales en relación con la política de migración, la gobernanza fiscal, las normas relativas al estado de derecho y la arquitectura institucional de la zona euro”. Además, apuntó que los términos del Brexit, la salida del Reino Unido de la Unión Europea, permanecen “sin resolverse a pesar de los meses de negociación”.
En este sentido, los analistas del FMI señalan en su informe que en algunos países de la eurozona, los choques políticos a nivel nacional “podrían provocar el empeoramiento de la deuda pública y el debilitamiento de los balances bancarios”.
Por otro lado, el Fondo Monetario Internacional mantuvo sus previsiones de crecimiento económico mundial en el 3,9 por ciento, tanto para este año como para 2019, las mismas cifras que calculaba en abril, a pesar de la escalada en la tensión comercial de los últimos meses.
En su informe, el Fondo indica que su previsión del 3,9% supone una notable mejora respecto al 3,7% de crecimiento mundial alcanzado en 2017 y al 3,2 de 2016, con una expansión que parece haber alcanzado su punto máximo en algunas de las principales economías mundiales, pero que el crecimiento actual se muestra menos “sincronizado”. “Entre las economías emergentes y en desarrollo, las perspectivas de crecimiento también son cada vez más desiguales. Las proyecciones de crecimiento han sido revisadas a la baja para Argentina, Brasil e India”, agrega.
El FMI, que sigue proyectando un crecimiento de un 2,9% en los Estados Unidos para este año y de un 2,7% para el próximo, asegura, no obstante, que la expansión económica mundial se presenta “cada vez menos uniforme”, con un aumento de los riesgos. l

Comentarios