viernes 18/9/20

El Sabadell cubrirá el 100% de las pérdidas de las preferentes del Banco Gallego

El Banco Sabadell va a compensar a los titulares minoristas de preferentes y deuda subordinada del Banco Gallego por las pérdidas que van a sufrir en el canje, como ya hizo con los tenedores de cuotas participativas de la CAM.

el presidente del banco sabadell, josep oliú, participó el miércoles en un conferencia en santiago  efe/xoán rey
el presidente del banco sabadell, josep oliú, participó el miércoles en un conferencia en santiago efe/xoán rey

El Banco Sabadell va a compensar a los titulares minoristas de preferentes y deuda subordinada del Banco Gallego por las pérdidas que van a sufrir en el canje, como ya hizo con los tenedores de cuotas participativas de la CAM.

Según elconfidencial.com, esta compensación se hará previsiblemente mediante un depósito por el importe de la quita que se les va a aplicar y pretende evitar la fuga de clientes de la entidad. No obstante, se trata de un problema mucho más reducido que el de la caja alicantina, por lo que el coste para el banco que preside Josep Oliú será mínimo.

Esto se debe tanto a que el importe emitido de preferentes y subordinada es muy pequeño y, además, un alto porcentaje es propiedad de inversores institucionales.

cantidades totales

En total, asciende a 192,2 millones, de los que 100,7 son institucionales. Las preferentes, que van a sufrir una quita del 50%, suponen 52 millones, de los que 51,3 millones están en manos institucionales; la subordinada perpetua –quita del 39%– asciende a 14 millones, con 13,2 de institucional; y 126,2 millones de subordinada con vencimiento, que es donde están el grueso de los minoristas (90 millones) y donde la quita va a ser más pequeña: solo del 11%. La compensación se referirá solo a los particulares, mientras que los inversores profesionales tendrán que conformarse con la quita impuesta por Bruselas y apuntarse la pérdida correspondiente.

El Sabadell se ahorra así un proceso de arbitraje largo y costoso como los de las entidades nacionalizadas –Novagalicia Banco, Bankia y CatalunyaCaixa–, que no merece la pena con un número tan pequeño de afectados y un importe tan reducido. Y además, marca distancias con estas entidades al asumir directamente la compensación de todos los afectados sin necesidad de que ningún asesor externo evalúe quién es apto y quién no para recuperar su inversión.

En el caso de la CAM,  compensó a los 50.000 clientes atrapados en las cuotas participativas, pero exigiéndoles algún tipo de contrapartida, como traer la nómina, el dinero que se llevaron cuando estalló el escándalo o nuevos clientes para la entidad.

Además, no recuperaron todo su dinero, sino solo el valor  de las cuotas cuando fueron suspendidas de negociación en Bolsa –con fuertes pérdidas respecto a la salida al mercado–, normalmente en forma de acciones del Sabadell, aunque en ocasiones también como depósitos.

El banco catalán no tenía ninguna obligación de compensarles y, además, el valor de las cuotas era cero; es decir, que los clientes al menos recuperaron algo.

Comentarios