sábado 16/1/21

El Gobierno suspende las primas a las plantas de energías renovables

  El Gobierno ha decidido suspender los incentivos económicos para las nuevas plantas de energías renovables con el objetivo de contener el déficit del sistema eléctrico, una decisión acogida con sorpresa entre las empresas de los distintos sectores y criticada por los ecologistas.

La decisión solo afecta a las nuevas plantas de energías renovables  .EFE
La decisión solo afecta a las nuevas plantas de energías renovables .EFE

  El Gobierno ha decidido suspender los incentivos económicos para las nuevas plantas de energías renovables con el objetivo de contener el déficit del sistema eléctrico, una decisión acogida con sorpresa entre las empresas de los distintos sectores y criticada por los ecologistas.

El ministro de Industria, Turismo y Energía, José Manuel Soria, justificó la decisión en la situación de crisis económica y en un sistema eléctrico acuciado por el creciente déficit de tarifa, que ya supera los 24.000 millones y que crece a un ritmo anual de entre 3.000 y 4.000 millones de euros.

 Subvenciones > Para comenzar a atajar este desfase, asumido primero por las eléctricas tradicionales y pagado por los consumidores a lo largo de los años posteriores a través del recibo de la luz, Industria ha dado el primer paso con las renovables, que el año pasado recibieron más de 6.500 millones de euros en subvenciones y este año cobraran más de 7.200 millones.

No obstante, la decisión solo afectará a nuevas plantas, no a las a las instalaciones ya en marcha, a las subvenciones ya autorizadas ni a las plantas ya inscritas en los registros de preasignación de primas del Ministerio.

La paralización de las primas será temporal, pero no se ha fijado una fecha para su recuperación.

En estimaciones de Soria, para este año han solicitado entrar en el preregistro 500 megavatios renovables “que no se incorporarán”, lo que supondrá un ahorro de 160 millones de euros.

El ministro advirtió de que el de ayer es solo un primer paso dentro del proceso de reforma del sistema eléctrico, un camino sobre el que evitó concretar nuevas medidas.

La decisión ha despertado preocupación entre las principales asociaciones empresariales eólica y fotovoltaica.

Desde la Asociación Empresarial Eólica (AEE) señalaron que la medida pone en peligro su industria y compromete el desarrollo del sector, así como los más de 30.000 empleados con los que cuenta, y pidió a Industria “una reunión urgente para poder explicar la gravedad de la situación”.

Por su parte, la Unión Española Fotovoltaica (UNEF) criticó que la medida agravará la situación del sector fotovoltaico español, “seriamente afectado” ya por medidas anteriores.

Desde la patronal eléctrica Unesa creen que la moratoria renovable va en buen sentido. No obstante, el presidente de Unesa, Eduardo Montes, se mostró cauto a la espera de conocer en detalle la normativa.

Las asociaciones ecologistas lamentaron la decisión y recordaron que estas energías han permitido crear empleo y rebajar el precio de la energía.

Por su parte, el PSOE considera que la decisión del Gobierno es un “gravísimo error” que excluye a España de la carrera tecnológica que “impulsará el salto a una nueva economía”.

Comentarios