miércoles 21/10/20

Currás afirma que el Banco de España dio luz verde a la fusión de las cajas gallegas

La exconselleira de Facenda Marta Fernández Currás aseguró que la fusión de Caixa Galicia y Caixanova se realizó “con rigor, seriedad y diligencia exquisita”, y que el proceso contó con la tutela del Banco de España

Marta Fernández Currás comparece en la comisión del Congreso | efe
Marta Fernández Currás comparece en la comisión del Congreso | efe

La exconselleira de Facenda Marta Fernández Currás aseguró que la fusión de Caixa Galicia y Caixanova se realizó “con rigor, seriedad y diligencia exquisita”, y que el proceso contó con la tutela del Banco de España, que amparó la operación. “Siempre fuimos de la mano del Banco de España”, dijo.

Currás se desmarcó de esta forma de la versión aportada en noviembre pasado por el entonces gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, que negaba haber impulsado la fusión.
Durante su comparecencia ante la comisión del Congreso que investiga la crisis financiera, el rescate bancario y la quiebra de las cajas de ahorro, Currás recordó que esta operación no encontró ni un solo rechazo en la Cámara parlamentaria regional.

Es más, señaló que la Xunta acordó previamente con los grupos políticos tener una entidad en los que se respetaran “los criterios de solvencia y galleguidad”, algo respaldado por la patronal y las tres principales centrales sindicales de la comunidad.

La que también fuera responsable de la Secretaría de Estado de Presupuestos con Cristóbal Montoro aseguró que el Banco de España “validó” las tesis de KPMG sobre la viabilidad de una fusión, posibilidad que ya habían explorado las propias entidades con informes “de parte”, aunque contrastados, dijo, por la Xunta junto al Banco de España. Sin embargo, señaló que la segunda fase de la integración fue encargada a Deloitte y a Pricewaterhousecooper.

Descoordinación
Fernández Currás aseguró que, a su juicio, fue “sorprendente” que dos meses después de autorizarse la fusión se aprobara un decreto ley que endurecían las exigencias de provisiones y activos, lo que atribuyó a “como mínimo, una descoordinación entre el Banco de España y el legislador”, pues se les pedía “un salto al vacío” tras haber “sacrificado” en la operación capital principal.

“Nada de lo que se pudo hacer se quedó sin hacer. La fusión no fue causa, fue consecuencia de la mala actuación de las cajas”, dijo Fernández Currás, que añadió que en cuatro años se disparó el crédito inmobiliario en más de 13.500 millones de euros.

La unión de estas entidades, en 2011, dio lugar al Grupo Novacaixagalicia, que fue nacionalizado con capital público y posteriormente subastado al mejor postor, con lo que pasó a manos del grupo Banesco, que lo rebautizó como Abanca.

Asimismo, Currás aseguró que la propia autoridad bancaria europea (EBA) llegó a certificar que el capital necesario “era muy inferior” a la inyección aportada por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), y lamentó que desde el Gobierno central se debió actuar “antes y con mayor contundencia”. “La factura pagada seguramente sería menor”, declaró. Por otro lado, cargó contra el Gobierno que la precedió en la Xunta, el bipartito del PSOE y el BNG, pues aseguró que “no se hizo caso de las alertas y las advertencias” de los informes que, con la información que remitían las propias cajas sobre su balance, la cuenta de resultados o los recursos propios, se realizaron entre 2004 y 2008.


Asimismo, rechazó que existiera “politización” en el gobierno de las cajas, pues cree que “el trazo grueso” con el que se realizaban estas acusaciones no correspondía al caso de las cajas gallegas. “Nunca en ningún Gobierno hubo representante designado por el Gobierno en órganos de representación”, manifestó.

Comentarios