martes 27/10/20

Conde asegura que “nadie pide una intervención por la fuerza” de Alcoa

Ve indicios para considerar “nulo de pleno derecho” el despido colectivo planteado por la multinacional
Varios trabajadores durante una manifestación convocada por el comité en la que cortaron el tráfico en la carretera N-642 | AEC
Varios trabajadores durante una manifestación convocada por el comité en la que cortaron el tráfico en la carretera N-642 | AEC

El vicepresidente segundo y conselleiro de Economía, Francisco Conde, manifestó que “nadie pide una intervención por la fuerza” de la factoría de Alcoa en San Cibrao, sino que lo que el “objetivo” es explorar los mecanismos legales que fuercen a la multinacional estadounidense a permitir “que se mantenga” la actividad en el complejo mariñano.

Así se expresó en una entrevista en la Radio Galega, en la que Conde señaló que existen indicios para considerar “nulo de pleno derecho” el despido colectivo planteado por la multinacional.

“Alcoa pretende despedir a 534 trabajadores, que es el 85% que marca la normativa para garantizar la recepción de fondos de CO2. Parece un cálculo normativo y no la realidad que tiene la planta”, señaló el vicepresidente autonómico, que, a continuación, añadió que “si eso fuese así”, además de tener que “devolver” dichas subvenciones, sería “un elemento más” para considerar el despido planteado como “nulo de pleno derecho”.

Así las cosas, Conde puso en valor el frente común que mantienen las Administraciones estatal y autonómica junto con los trabajadores para forzar a que Alcoa “rectifique y se avenga a un acuerdo” que permita continuar con la actividad de la planta de Cervo sin que paren las cubas, como plantea la multinacional.

Mecanismos

En este sentido, Conde destacó que exploran “todos los mecanismos legales” amparados por la ley. “Debemos actuar con toda la fuerza que nos da el ordenamiento jurídico”, incidió el conselleiro, que apuntó que el Gobierno central estudia por la vía administrativa la posibilidad de reclamar las ayudas concedidas por emisiones mientras que la Xunta permanece vigilante sobre “cuál es la situación medioambiental”.

Cuestionado sobre la posibilidad de una intervención forzosa de la factoría por parte del Estado, Francisco Conde señaló que “nadie” solicita esa acción.

“Nadie pide una intervención por la fuerza, sino que se aplique la fuerza de la ley para que Alcoa se avenga a que se mantenga la actividad”, apostilló.

Por su parte, el delegado del Gobierno en Galicia, Javier Losada, también se pronunció sobre la situación de la planta de San Cibrao para reclamar a Alcoa que “actúe de buena fe” y se abra a negociar la venta.

“No se puede estar en una situación así”, señaló el delegado antes de incidir en que el Gobierno de España “va a ser muy exigente” con la multinacional, a la que investigará por las ayudas concedidas para estudiar si tiene que proceder a su devolución..

En esta línea, apuntó a que, desde el Ejecutivo central, solicitarán a la Xunta que “no apruebe el ERE” que afecta a 524 trabajadores de la planta lucense y que “ponga todas las cautelas” sobre los “compromisos medioambientales” adquiridos por Alcoa en el caso de que quiera irse.

“Estamos trabajando codo con codo con la Xunta para evitar que la actividad industrial y el empleo en San Cibrao caiga”, dijo,

En el caso de la factoría que ostentaba Alcoa en A Coruña, la actual Alu Ibérica, señaló que están “vigilando” la situación y ha indicado que tomarán “decisiones” en el momento que vean “que no se cumplen los acuerdos”.

Comentarios