Cientos de gallegos salen a la calle para denunciar la “subida de mierda” del 0,25% de las pensiones

Centenares de personas se manifestaron ayer en Santiago para reclamar unas pensiones “dignas” | Lavandeira jr (efe)

Cientos de pensionistas gallegos protestaron ayer con lazos marrones en las siete ciudades y municipios como Foz, Viveiro y O Barco para denunciar la “subida de mierda” del Gobierno del 0,25 por ciento de sus pensiones.

Cientos de pensionistas gallegos protestaron ayer con lazos marrones en las siete ciudades y municipios como Foz, Viveiro y O Barco para denunciar la “subida de mierda” del Gobierno del 0,25 por ciento de sus pensiones.
En Santiago, jubilados de UGT y CCOO se concentraron a partir del mediodía en la Praza do Toural con carteles en los que se podía leer “Pensións dignas. Non á conxelación” y “Defender las pensiones es cosa de todos”.
Durante la protesta se escucharon cánticos como “Máis pensións e menos corrupción”, “Manos arriba esto es un atraco” o “Para Rajoy el 0,25%”. Entre los presentes estuvieron el portavoz de En Marea, Luís Villares, y cargos locales del PSOE.
El secretario xeral de Xubilados de UGT Galicia, Valentín Tato, señaló que con esta campaña de movilizaciones  se busca “visibilizar ese cabreo general que existe entre los pensionistas; ya voten al PP o a cualquier otro partido, el cabreo es general”.

“Un euro y medio al mes”
“Todo el mundo se siente casi vilipendiado por ese insulto, que es un insulto esa subida del 0,25 por ciento, que representa para una pensión media un euro y medio al mes”, criticó Tato. En esta línea, Carlos Pardo, de la comarca de Santiago y Barbanza de CCOO, remarcó que con estas protestas “se está intentando hacer ver a la sociedad que no se puede permitir el lujo de tener un sistema de pensiones tan deteriorado como lo está convirtiendo el PP”.
Por ello, Pardo exige que las subidas de las pensiones “sean dignas y que garanticen el poder adquisitivo”, y que el Pacto de Toledo “se mueva para llegar a acuerdos que permitan mantener el sistema de pensiones”, y “eso implica mejorar el sistema de ingresos”. En este sentido, UGT llama al Gobierno a que “recapacite y tome nota” de que “hay que derogar la reforma de 2013 de pensiones”, supeditada a los ingresos y gastos de la Seguridad Social, al tiempo que reclama que se actualicen en función del IPC.
Al respecto, Valentín Tato indicó que la subida de las pensiones le cuesta al Estado 300 millones de euros, mientras si se actualizasen con el IPC sería 1.500 millones. Sobre esto, “dicen que no se puede” hacer ese incremento, “sin embargo, acaban de salvar a las autopistas con más de 1.500 millones, que finalmente pueden ser 3.000 millones”.
“Otra bobada”. De este modo resume Valentín Tato la última propuesta del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, de rebaja del IRPF, ya que está destinada a “mayores de 80 años” y a las rentas más altas, de forma que casi no tendría incidencia entre los pensionistas gallegos.
En este sentido, Pardo lamentó que “el gran problema es que es una estafa, un engaño”, porque “lo único que está anunciando es que a los pensionistas que cobran más les va a hacer el favor de restarle un poco”. “Una reforma que ayuda a los ricos, a los que más cobran”, apunta, “pero la inmensa mayoría” no están obligados a declarar el IRPF al no llegar al mínimo legal, “por lo tanto no va a ver ninguna mejora”.
En toda España, miles de jubilados volvieron a salir ayer a las calles de más 40 ciudades para reivindicar una subida “digna” de las pensiones, en una convocatoria llevada a cabo por los sindicatos, que anunciaron una gran manifestación el próximo día 17 de este mes. l