jueves 24/9/20

Canadell advierte del riesgo de cierre de las cámaras catalanas sin su necesaria financiación

La participación institucional, que el Govern prevé aprobar, será un “parche necesario” para estos entes
El presidente del Consell General de Cámaras de Cataluña, Joan Canadell | Ep
El presidente del Consell General de Cámaras de Cataluña, Joan Canadell | Ep

El presidente del Consell General de Cámaras de Cataluña y de la Cámara de Barcelona, Joan Canadell, advirtió ayer del riesgo de cierre de cámaras catalanas si éstas no cuentan con la financiación necesaria.

En una entrevista de Europa Press, Canadell lamentó que se encuentran en esta situación “tres o cuatro” cámaras, las de menor tamaño, sin citarlas.

Por eso, considera que la propuesta de Decreto ley del Govern que regulará la participación institucional y que fijará la financiación estructural de estas entidades es un “parche necesario”, después de que la Ley de Cámaras de Comercio de Catalunya quedara paralizada por el Covid y también ante la previsión de una legislatura más corta tras el anuncio del presidente de la Generalitat de convocar elecciones.

Para Canadell, este decreto es un “paso previo” a la futura ley de cámaras, y, preguntado por si prevé oposición por parte de las patronales o de los grupos de la oposición, confió en que el Parlament ratifique el decreto en los plazos previstos. “No sería lógico que nadie se opusiera, porque esto va a favor de que las cámaras puedan seguir haciendo su trabajo”, afirmó.

De esta propuesta de decreto se desprenden 2,5 millones de euros de financiación para las cámaras este año, una cantidad que se repartirá entre las trece entidades catalanas y que para Canadell cubre la “parte básica” del funcionamiento de estas entidades.

Añadió que estos 2,5 millones sirven para “parar el golpe”, ya que contribuyen a aportar a las cámaras una financiación mínima necesaria para que no cierren y puedan seguir dando servicios a los empresarios.

“Si no, tendremos que cerrar cámaras. Tres o cuatro ya han dicho que, si no, cierran; y otras, que se lo pensarán. Las más pequeñas ya han dicho que entregan las llaves, y así se le dijo al presidente y al vicepresidente”, dijo en relación a una reunión celebrada hace unos días.

Cuota voluntaria estancada

La Cámara de Barcelona preveía empezar a cobrar este año a las empresas una cuota voluntaria por los servicios prestados por la que preveía ingresar este ejercicio entre 200.000 y 400.000 euros, si bien esta medida no se llevó a cabo tras la crisis generada por el coronavirus.

Se trataba de una cuota voluntaria de 60 euros para los autónomos, 120 euros para las microempresas, 300 euros para las pymes, 1.200 para las empresas de tamaño medio y 3.600 para las grandes empresas.

Canadell indicó que se retomará el cobro de estas cuotas voluntarias en septiembre sólo si la situación lo permite: “Si no, ya veremos”.

En este sentido, Joan Canadell defendió que la financiación de las entidades camerales debe venir, en parte por esta cuota voluntaria prevista, pero también por una contribución de las administraciones públicas, y otra aportación dependiendo de las funciones públicas que asuma cada cámara.

Comentarios