viernes 03.07.2020

Burela se echa a la calle para evitar un “desierto industrial” sin Alcoa

El comité dice que sin “un marco energético” no habrá solución para la empresa de aluminio
Los trabajadores de Alcoa llevan varios días protagonizando manifestaciones y para esta semana han convocado más | EFE
Los trabajadores de Alcoa llevan varios días protagonizando manifestaciones y para esta semana han convocado más | EFE

Luchan a brazo partido contra la, hasta ahora, inflexible decisión de Alcoa de cerrar, o deslocalizar, la única fábrica de aluminio primario que resiste en España. UGT, CCOO y CIG, los tres sindicatos con representación en el comité de empresa de la factoría que la multinacional americana posee en San Cibrao, en Lugo, tomaron ayer la calle.

Un futuro para A Mariña es lo que pidió la multitud que secundó una marcha que partió del hospital público de Burela. Todos los participantes, plantel de Alcoa y de las auxiliares incluido, reclamaron una respuesta inmediata que frene la sangría económica y laboral que padece una comarca en jaque cuyas demandas, denuncian, no han sido atendidas y continúan enquistadas.

Crisis

A la crisis de la pesca, del agro, de lo inmobiliario y de la construcción, le sigue ahora la de la siderurgia, claman, y por ello en esta acción reivindicativa atacaron duramente a Alcoa por aprovechar una vivencia excepcional, con el consiguiente precio del aluminio a la baja, para anunciar el inicio formal, el próximo jueves, del período de consultas del ERE de despido colectivo de 543 trabajadores.

Muchos locales cerraron antes de su hora habitual para poder estar presentes en esta cita encabezada por las pancartas “Pola industrialización da Mariña” y “A Mariña sálvase loitando” y en la que las consignas han sido las habituales.

Por su parte, el presidente del comité de empresa de Alcoa San Cibrao, José Antonio Zan, insiste en que la actual situación de la factoría de aluminio primario viene derivada de “un problema político” y “si hay intención de solucionarlo, habrá salida, y si no, pues no”.

“Tenemos que presionar al Gobierno para que nos ponga un marco energético. Y a partir de ahí, después de eso, ya hablaremos”, dijo Zan.

El presidente del comité de empresa precisó que los trabajadores esperan que el Gobierno de España “apruebe algo que sirva”, se “llame o no estatuto”.

Para que la planta de San Cibrao pueda tener futuro necesita “un precio de la energía predecible” y “a largo plazo”, porque sin esa condición previa, no habrá manera de garantizar la producción .l

Comentarios