domingo 22.09.2019

El Bundesbank reconoce que Alemania puede entrar en recesión

Anticipa una ligera contracción del PIB en la mayor economía europea en el tercer trimestre
La canciller de Alemania, Angela Merkel, en Berlín | OMER MESSINGER (efe)
La canciller de Alemania, Angela Merkel, en Berlín | OMER MESSINGER (efe)

El Bundesbank, el banco central de Alemania, ha asumido una cada vez mayor probabilidad de que la mayor economía europea entre en recesión técnica en el tercer trimestre de 2019, cuando la institución anticipa que el PIB podría sufrir una ligera contracción, que se sumaría a la caída del 0,1 por ciento registrada entre los meses de abril y junio.

“En general, el desempeño de la economía podría volver a declinar ligeramente”, advierte el Bundesbank en su último boletín mensual, donde señala como principal factor responsable de la pérdida de actividad a la persistente recesión que atraviesa el sector industrial, ya que los datos más recientes “apuntan a una caída igualmente significativa en el trimestre actual”.

De confirmarse la contracción del PIB germano entre los meses de julio y septiembre, Alemania entraría en recesión técnica, cuando se encadenan dos trimestres consecutivos de caída de la actividad, por primera vez en seis años, después de que la economía de Alemania sufriera una contracción del 0,4% en el cuarto trimestre de 2012 y del 0,5% en los tres primeros meses de 2013.

La institución presidida por Jens Weidmann admite que el final de la recesión que atraviesan las fábricas alemanas “no se vislumbra aún”, lo que podría llegar a afectar negativamente de manera gradual a la evolución de algunos segmentos del sector servicios.

Empleo
El banco central de Alemania advierte de que el frenazo en el crecimiento de la “locomotora europea” empieza a dejarse notar en el mercado laboral alemán. De este modo, apunta que el crecimiento del empleo observado durante la primavera “fue mucho más lento que en trimestres anteriores”.

A pesar del pesimismo de su análisis más reciente sobre la economía de Alemania, el Bundesbank sostiene que desde la perspectiva actual el resultado sigue siendo abierto, señalando que este dependerá en buena medida de si hay una recuperación de las exportaciones.

La economía alemana registró entre abril y junio una contracción del 0,1% en comparación con el primer trimestre, cuando el PIB creció un 0,4%, según confirmó la semana pasada la Oficina Federal de Estadística, que atribuyó esta caída en parte a la evolución de la balanza comercial internacional, dado que las exportaciones registraron una mayor bajada trimestral que las importaciones, mientras que la demanda doméstica volvió a tener una contribución positiva, con un incremento del consumo de los hogares respecto del primer trimestre, así como del gasto público.

La caída de la actividad en el segundo trimestre del año y el riesgo de recesión han hecho saltar las alarmas en el Gobierno de coalición liderado por Angela Merkel, que, según “Der Spiegel”, estaría estudiando la puesta en marcha de un plan de estímulos fiscales para reactivar el crecimiento aún a costa de engordar la deuda pública.

Comentarios