viernes 4/12/20

Broadbill se convierte en el primer accionista de Pescanova al comprar la participación de Damm

El fondo americano Broadbill se ha convertido en el primer accionista de Pescanova tras la compra de la participación que el grupo Damm tenía en la pesquera. Se trata de una operación que, a juicio del accionista minoritario Lorenzo José Ramet del Pino

Damm veía imposible su incorporación en la Nueva Pescanova	aec
Damm veía imposible su incorporación en la Nueva Pescanova aec

El fondo americano Broadbill se ha convertido en el primer accionista de Pescanova tras la compra de la participación que el grupo Damm tenía en la pesquera. Se trata de una operación que, a juicio del accionista minoritario Lorenzo José Ramet del Pino, ofrece “esperanza” a los pequeños accionistas de “recuperar su dinero”. Según indicó este accionista minoritario, el grupo Damm tomó esta decisión tras “ver imposible su incorporación” en la Nueva Pescanova.
De este modo, el fondo Broadbill se convierte en el mayor accionista de la vieja pesquera, aunque, a juicio de este pequeño accionista, “queda un largo camino para que las relaciones entre la vieja y la nueva Pescanova funcionen”.
El Juzgado de lo Mercantil número 1 de Pontevedra desestimó el mes pasado la demanda que Nueva Pescanova interpuso contra la vieja Pescanova, en la que le solicitaba una indemnización por supuestas ventajas en los acuerdos de fusión y doble segregación, y condenó a la primera al pago de las costas procesales. En concreto, en la demanda, presentada el pasado 4 de octubre, Nueva Pescanova se refería a ventajas como la obligación de prestar a la vieja Pescanova el necesario apoyo administrativo, fiscal y legal para su correcto funcionamiento libre de costes durante un plazo de cuatro años a partir del 1 de diciembre de 2015, así como el derecho a disponer permanentemente de una oficina de al menos 60 metros cuadrados dentro del domicilio social libre también de costes.
A ello se sumaba, además, la retención “por razones de prudencia y de eficacia operativa” de 1,9 millones de euros como garantía para los acreedores concursales de Nueva Pescanova, que formalmente quedan en el balance de la vieja Pescanova.
En el momento en que se presentó la demanda, la vieja Pescanova aseguraba que el procedimiento formaba parte de una estrategia procesal que Nueva Pescanova había puesto en práctica en los meses anteriores con el propósito de enfrentar a las dos sociedades.

Comentarios