La banca cerró 26.400 oficinas y redujo 100.000 empleos desde la crisis de 2008

Un cliente realiza gestiones en un cajero automático | aec

Desde la crisis de 2008 el sector bancario español vivió una profunda transformación que supuso el cierre de más de la mitad de sus oficinas y la salida de más de una tercera parte de su plantilla, mientras el uso de la tarjeta se dispara y las retiradas de efectivo han caído con fuerza.


Así se desprende del cruce de datos oficiales recopilados por el Banco de España correspondientes a los ejercicios 2007 y 2021, y que reflejan cambios de calado en el sector bancario nacional.


La crisis inmobiliaria de 2008 supuso “un punto de inflexión”, según se recuerda en el último informe anual de la Asociación Española de Banca (AEB), en el que se habla de una “gigantesca transformación” que está todavía ayer “lejos de haber concluido”.


Según sus estimaciones, el fenómeno es común a toda la Unión Europea, donde el número de oficinas bancarias disminuyó un 40% y el de empleados bajó otro 30%, porcentajes en ambos casos inferiores a los de España.


Tendencia que se repite en cuanto a la cifra de entidades financieras, que en este período se redujo en un 36%o, hasta las 228 firmas, después de un intenso proceso de concentración.


El ahora expresidente de la patronal AEB José María Roldán incidía en la última memoria anual de la entidad en que el sector está “prácticamente irreconocible” después de estos 15 años, con la creciente digitalización”.


En este contexto se enmarca no solo la inversión de las entidades tradicionales por la banca digital, sino también la aparición por ejemplo de los “neobancos”, que operan exclusivamente

por internet y no cuentan con sucursales. 

La banca cerró 26.400 oficinas y redujo 100.000 empleos desde la crisis de 2008

Te puede interesar