domingo 29.03.2020

Asturias, Galicia y Cantabria piden que se baje más el precio de la energía a la industria electrointensiva

Feijóo advierte de que si el contrato se aprueba tal y como ha sido redactado la factoría de Alcoa en San Cibrao “cierra”
Feijóo considera que el estatuto más que garantizar el futuro de la planta de Alcoa es “un parte de defunción” | efe
Feijóo considera que el estatuto más que garantizar el futuro de la planta de Alcoa es “un parte de defunción” | efe

El Gobierno del Principado de Asturias acordó con la Xunta y el Gobierno de Cantabria las alegaciones que presentarán al estatuto electrointensivo con el objetivo de garantizar la competitividad de las empresas altamente electrointensivas.

El consejero de Industria, Empleo y Promoción Económica, Enrique Fernández, incidió en que los tres gobiernos autonómicos coordinaron las alegaciones, atendiendo al análisis técnico y con la participación de las empresas y sectores afectados por el real decreto. Además, no se descarta que una cuarta comunidad se adhiera al acuerdo.

Principales líneas

El consejero, que compareció junto a la portavoz del Ejecutivo, Melania Álvarez, explicó las principales líneas de las alegaciones, entre las que destaca la petición de incorporar una definición diferenciada para los consumidores electrointensivos y para los consumidores altamente electrointensivos.

Según Enrique Fernández, la actual redacción del estatuto no aborda la competitividad de las empresas altamente electrointensivas y supondría descuentos “insuficientes y desiguales” para este tipo de industria. En esa línea, se busca elevar la rebaja en el precio de la electricidad hasta los diez euros para las empresas altamente electrointensivas.

Otra alegación relevante para este tipo de industria es el incremento de las compensaciones por costes de emisiones indirectas de dióxido de carbono hasta “el máximo” normativo que permite la UE y que podría rondar los 300 millones de euros anuales.

Reducciones de cargos

Además, pretenden llevar las reducciones de cargos hasta el límite máximo permitido por la Unión Europea, así como una rebaja en la fiscalidad para la industria altamente electrointensiva superior a la actualmente reflejada en el borrador.

También se demandan más incentivos para los contratos bilaterales en el sector eléctrico (PPA) y la recuperación de la interrumpibilidad con el formato previo a la última subasta, entre otras alegaciones recogidas en el documento de once páginas.

Por su parte, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, advirtió que, si el estatuto para los grandes consumidores electrointensivos “se aprueba como está”, la factoría de Alcoa en San Cibrao, ubicada en Cervo, “cierra”.

“Más que garantizar el futuro, el estatuto es un parte de defunción para las empresas electrointensivas. Pone menos dinero del que había y en vez de repartirlo entre cien empresas, entre 600. Por cierto, la mayoría de estas nuevas 400 o 500 empresas, entre País Vasco y Cataluña. Si se aprueba como está, Alcoa San Cibrao cierra”, señaló.

Rectificación

Las declaraciones las efectuó tras el Consello da Xunta y remarcó que “la gente cree que es un problema político” cuando “no” es así y a él le gustaría “felicitar” al Gobierno por que “rectificase” una decisión que “extiende el parte de defunción a las empresas electrointensivas”, que necesitan un precio fijo de 35 o 40 euros por megavatio.

“Todo esto es una broma”, lamentó, al tiempo que recordó que, mientras en Galicia hay esta situación sobre la mesa, el Gobierno central negocia la transferencia de competencias de la Seguridad Social con Euskadi o fija una mesa de diálogo con Cataluña para hablar “de tú a tú”.l

Comentarios