martes 29/9/20

Alcoa critica que Liberty House haya hecho “cero avances” hasta ahora

La fecha límite para alcanzar un acuerdo que permita la supervivencia de la planta de aluminio es el 27 de este mes
Trabajadores durante una de las numerosas protestas que protagonizaron en agosto | eliseo trigo
Trabajadores durante una de las numerosas protestas que protagonizaron en agosto | eliseo trigo

Alcoa criticó ayer que, cuatro días después de la fecha límite establecida por GFG Alliance-Liberty House para llegar a un acuerdo sobre las condiciones generales para la venta de la planta de aluminio de San Cibrao, el único potencial comprador reaccione con “cero” avances. La multinacional propietaria de la única fábrica de aluminio primario que queda en España señala en una nota que “GFG respondió a la propuesta de Alcoa con mayores demandas y sin mostrar ningún avance para una transacción en términos comerciales razonables”.

A pesar de la oferta de Alcoa de transferir la planta de aluminio por un euro, reza el comunicado, GFG exige “opciones exclusivas” para controlar la refinería de alúmina de San Cibrao y continúa demandando un contrato de suministro de alúmina por 20 años al margen de las prácticas comerciales actuales.

También “se niega a comprometer fondos propios para asegurar la viabilidad de la planta” y añade a todas sus demandas anteriores “contar con un inventario de alúmina de 90 días, cantidad que la planta no puede almacenar, por un valor aproximado de 30 millones de dólares”. A pesar de sus afirmaciones anteriores de que está dispuesta a asumir todas las pérdidas en curso y responsabilidades de la planta de aluminio, GFG solo ha ofrecido pagar un máximo de un millón de euros al mes, suma sustancialmente menor que las pérdidas mensuales actuales, hasta un máximo de seis millones de euros en total.

Fuera de los límites

“Hemos superado las fechas de la primera fase dentro de las seis semanas de negociación y, si bien Alcoa ha hecho concesiones sustanciales para facilitar una transacción, GFG continúa planteando solicitudes no razonables fuera de los límites del acuerdo firmado con los representantes de los trabajadores el 13 de agosto”, indicaron en un comunicado. Alcoa defiende que “ha hecho una propuesta justa y razonable para apoyar la adquisición de su planta de aluminio”.

Alcoa, ha accedido a transferir la planta de aluminio por un euro, a aportar 50 millones de dólares en un fondo para el “éxito” del futuro de la planta, a pagar los costes (estimados en hasta 60 millones de dólares) necesarios de separar la planta de aluminio de la refinería, y un contrato de suministro de alúmina por cinco años en condiciones estándar del mercado.

Alcoa las considera condiciones “extremadamente razonables” y asegura que continúa “negociando de buena fe”  para vender la planta de aluminio de San Cibrao. La fecha límite para alcanzar un acuerdo de venta es el 27 de este mes. l

Comentarios