Las aerolíneas temen un “caos” en Barajas si los vigilantes hacen huelga

Numerosos turistas esperan en los mostradores de facturación de la T-4 en el aeropuerto madrileño Adolfo Suárez Madrid-Barajas | mariscal (efe)

La Asociación de Compañías Españolas de Transporte Aéreo (Aceta) se mostró ayer “preocupada” ante la amenaza de convocatoria de huelga de los vigilantes de seguridad del Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas a partir del día 24, ya que, según la organización, provocaría el “caos” en los controles de acceso.

La Asociación de Compañías Españolas de Transporte Aéreo (Aceta) se mostró ayer “preocupada” ante la amenaza de convocatoria de huelga de los vigilantes de seguridad del Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas a partir del día 24, ya que, según la organización, provocaría el “caos” en los controles de acceso.
Aceta explicó que la huelga, que finalizaría el 3 de septiembre, produciría pérdidas de vuelos y conexiones a los pasajeros, así como “innumerables” retrasos de las compañías, todo ello en la temporada de mayor densidad de tráfico aéreo. El sindicato profesional de seguridad Alternativa Sindical –el cuarto con mayor representación del sector en España– y la Asociación de Vigilantes Aeroportuarios de Barajas (AVA) han convocado a los trabajadores de la empresa Ilunion a secundar esta huelga. Ilunion es la adjudicataria de los servicios de seguridad del Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas y responsable de los arcos de control en el aeropuerto madrileño.

Imagen
Aceta advirtió de que, si finalmente se materializa esta huelga, las consecuencias para los pasajeros, así como para la operativa de las aerolíneas, y para la imagen del país y su economía, serían “sumamente negativas”.
Por todo ello, la asociación ha hecho un llamamiento tanto a AENA, como titular del servicio aeroportuario y por tanto, adjudicador del contrato a Ilunion, como a los ministerios de Trabajo, Interior y Fomento, para que, en lo que de ellos depende, adopten las medidas necesarias para evitar estos paros en pleno verano. Aceta pretende, de esta forma, que se evite la situación vivida el pasado verano en el Aeropuerto de El Prat, donde se produjeron “innumerables” colas en los filtros de seguridad como consecuencia de las huelgas de los trabajadores de los controles de seguridad, que provocaron pérdidas de vuelos y retrasos en las operativas aéreas.
El sindicato Alternativa Sindical amenazó ayer con extender también las huelgas a los aeropuertos de El Prat y Santander si no se respetan los compromisos pactados en septiembre del año pasado entre el Ministerio de Fomento, sindicatos y patronal, que incluían una mejora de las condiciones de los profesionales de seguridad privada.
La organización explicó que las empresas Trablisa y Segurisa se unen a Ilunion en los “incumplimientos” de los pactos, cuyos principales puntos se trasladaron al convenio sectorial. 
Los vigilantes de seguridad de Ilunion que prestan servicios en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas se reunirán con la empresa hoy en un acto de mediación en el Instituto Laboral de Madrid, para intentar evitar la huelga. Los paros serán desde el próximo 24 de agosto hasta el 3 de septiembre, entre las 05.00 y las 14.00 horas.
Los primeros contactos del comité de huelga con los representantes de la compañía han finalizado sin acuerdo y “todo apunta a que no habrá solución inminente”, según advirtió el pasado martes Alternativa Sindical.
Los trabajadores reclaman el abono por parte de la empresa de las mejoras salariales acordadas en septiembre pasado.
Por su parte, la compañía ha confirmado al sindicato que no va a abonar en las nóminas de agosto ninguno de los pluses aeroportuarios y que dichos complementos no se encuentran regulados en el convenio colectivo de empresa. l