miércoles 16.10.2019

Abanca nombra consejera a la financiera portuguesa Ana Barros

La entidad destaca “la importancia estratégica” que otorga al país luso en sus planes de crecimiento

El consejo de administración de Abanca mantuvo ayer una reunión ordinaria en la sede corporativa del banco en Lisboa
El consejo de administración de Abanca mantuvo ayer una reunión ordinaria en la sede corporativa del banco en Lisboa

El consejo de administración de Abanca mantuvo ayer una reunión ordinaria en la sede corporativa del banco en Lisboa, donde nombró consejera a la financiera portuguesa Ana Barros.

Barros, primer integrante portugués y tercera representante femenina del consejo, aporta al banco, según destacó la entidad, “su amplia experiencia en el sector financiero y su detallado conocimiento de la economía y el mercado portugués”.

A este consejo, primero que la entidad financiera celebra en Portugal, asistieron todos sus integrantes, encabezados por el presidente del banco, Juan Carlos Escotet, y el consejero delegado, Francisco Botas.
El martes, Abanca también realizó en Lisboa la reunión de su comité de dirección. El banco destacó “la importancia estratégica” que otorga a Portugal en sus planes de crecimiento.

Deutsche Bank
Tras la integración de Deutsche Bank PCB Portugal, culminada recientemente “con total éxito”, la entidad ha iniciado una nueva etapa centrada en los segmentos de banca privada y banca de empresas. La presencia de Abanca en Portugal incluye también la propiedad del grupo Sogevinus, quinta bodega por volumen de ventas en Portugal y bodega de Porto más antigua del país, y Abanca Servicios Financieros, tercera financiera de punto de venta-hogar del mercado portugués.


Abanca gestiona en Portugal un volumen de negocio de 7.363 millones y cuenta con una red de 70 oficinas en 16 de los 20 distritos portugueses, incluyendo los principales centros económicos.
Tras el consejo de administración, Abanca tenía previsto celebrar su primera convención para empleados, con más de 500 personas reunidas en Lisboa.

Comentarios