sábado 11.07.2020

Vuelta a los orígenes

OVIEDO 1- 1 DEPOR

En un partido flojo, y jugando con rombo, el Deportivo encajó pronto, tuvo que crecer para igualar el encuentro y, finalmente, conformarse con un empate que solo será bueno ganando en Riazor

Dani bloca el esférico en una acción de ataque del equipo ovetense  | alfaquí
Dani bloca el esférico en una acción de ataque del equipo ovetense | alfaquí

Un gol del Oviedo en el minuto nueve marcó el partido del Depor en el Carlos Tartiere, ya que solo pudo empatar –una igualada más– sin aprovechar los resbalones de los rivales.


El entrenador blanquiazul regresaba al dibujo táctico con rombo en la media, ubicando a Didier Moreno y a Vicente Gómez como escuderos de Álex Betrgantiños y a Pedro Sánchez como enlace con los delanteros. Quique y Carlos Fernández.

No tardó el conjunto local en adelantarse. A los nuve minutos de partido el Depor encajaba el 1-0. Un centro desde la banda no era despejado con contundencia por la zaga herculina y caía en el corazón del área. Entre dos jugadores deportivistas, sin oposición, Bárcenas remataba de cabeza para poner por delante a los de Anquela.


En el 17 volvía a la carga el cuadro carbayón con un remate de Folch que se marchaba por la línea de fondo tras llegar muy forzado a la jugada, a lo que respondía el Deportivo con una ocasión de Quique que tampoco encontraba claridad en el área rival.

Poco fútbol
El equipo de Natxo no era capaz de hilar jugadas de ataque mientras que las cargas por la banda izquierda de Saúl Brejón eran una constante peligrosa. Con un repliegue muy rápido de los de Anquela el Depor, simplemente, no jugaba a nada en estos primeros compases.

Sin embargo, a los 25 minutos Quiue enviaba un disparo envenenado que se encontraba con un paradón de Champagne, enviando a córner. Era la evidencia de que con un poco más como grupo y un poco más a nivel individual se podía crecer.


Las fuerzas se fueron equilibrando poco a poco y el Depor parecía dejar atrás la mala ‘comparecencia’ en el terreno de juego. Había ya más simetría entre las acciones de ataque de ambos cuando se superaba la media hora de partido, a la que se llegaba con un disparo alto de Bárcenas.
La mejor jugada del Deportivo llegaba en el 37 con una acción elaborada entre Pedro, Caballo, Quique y Carlos Fernández, quien en última instancia no llegaba para anotar sobre la línea de fondo con Champagne batido.
Por momentos el equipo parecía recordar al de otras tardes, cuando maduraba los partidos, cuando era dominador, pero la realidad es que había que remontar un 1-0 con las lógicas y razonables dudas y en el cómputo general de la primera parte el Deportivo tan solo había creado tres jugadas ofensivas interesantes.

Carlos-Quique
El segundo periodo comenzaba con igualdad en la balanza. Primero disparaba, de falta, Saúl sobre la meta de Dani Giménez y después respondía Carlos Fernández con una acción parecida. En el primer caso la pelota se marchaba fuera y en el segundo detenía Champagne. El Deportivo se encontraba con la obligación de atacar, de llevar el peso del partido, de decidirse de manera clara por juego combinativo y por más fútbol. Intentó una acción por banda que no culminó Didier Moreno. En la siguiente oportunidad, a los 53 minutos, en una jugada parecida –con centro de Carlos Fernández– Quique batía al meta ovetense y empataba el partido. La dupla entre los dos delanteros que tantas alegrías dio al equipo al principio de temporada ofrecía una más.

Adelante
El conjunto herculino parecía dar un paso adelante, conseguía igualar el envite y comenzaba a buscar la victoria porque, a estas alturas del campeonato, se necesita de sumar de tres en tres. Pero el Oviedo no se amedrentaba e intentaba sus opciones de gol.
También el Depor. Álex remataba al lateral del área a la salida de un córner en el 62. El equipo de Natxo volvía a mover mejor la pelota, pero el rival respondía al momento. En el 63 eran los asturianos los que botaban un saque de esquina y segundos más tarde repetían desde la esquina.

La mejor ocasión hasta ese momento, amén de la del gol de Quique, llegaba en el 70 cuando Caballo finalizaba una jugada con un disparo potente que no tomaba puerta por medio metro. El choque estaba completamente abierto. Podía ganar cualquiera aunque el Depor había mejorado, al menos un poco, con respecto a la primera parte.


Natxo hizo cambios para dar frescura al ataque y buscó la victoria dando entrada a Fede Cartabia, Vitor Silva y Borja Valle, pero era complicado controlar el balón, hacerse dueño de él, a pesar de la calidad. Rozó el 2-1 a los 77 en una jugada embarullada a la que no llegó Quique. En el 91 Dani, con una gran intervención, evitaba el tanto ovetense mientras el Depor no concretaba una contra.


No hubo tiempo para más. Al menos, es un punto en Oviedo pensando en volver a hacerlo bueno en Riazor, un campo donde no se puede escapar ni uno más hasta el final del campeonato.

Comentarios