martes 1/12/20

La velocidad gallega habla "Koruño"

El uno de agosto de 1970 se inaguraba el Palacio de los Deportes de Riazor. Una instalación pionera y revolucionaria para la época, que a lo largo de casi medio siglo vio desfilar a los más grandes atletas gallegos y españoles en sus cuatro calles del perímetro, con una cuerda de 160 metros y donde se lograron grandes registros.

Aquilino Lousa, oro en 200, con Elian Numa, plata en 800 (Redacción)
Aquilino Lousa, oro en 200, con Elian Numa, plata en 800 (Redacción)

El uno de agosto de 1970 se inaguraba el Palacio de los Deportes de Riazor. Una instalación pionera y revolucionaria para la época, que a lo largo de casi medio siglo vio desfilar a los más grandes atletas gallegos y españoles en sus cuatro calles del perímetro, con una cuerda de 160 metros y donde se lograron grandes registros.

Pero todo llega a su fin ya que el pasado sábado hizo su último servicio en cuanto a ser sede del Campeonato Gallego absoluto y tuvo una despedida a lo grande. Si bien el nivel de la competición en general hay que calificarlo de pobre, dada la ausencia de muchos de los primeros espadas del atletismo gallego en muchas pruebas (bien por lesión, bien por motivos de planificación), el balance de los atletas presentes es verdaderamente bueno.

Se lograron récords gallegos, como fue el caso de Leticia Gil que fue la primera atleta en llegar a los seis metros en salto de longitud, con una serie de 6,005,90-5,69-5,84-5,87, batiendo su propia plusmarca gallega absoluta. Un registro que quedará para la historia del atletimo gallego y de la pista.

También fue un campeonato de mínimas nacionales y un buen puñado de medallas para los intereses de los clubs y atletas coruñeses presentes. Cinco medallas de oro, dos de plata y dos de bronce fue el balance de los locales, que vieron cómo la velocidad gallega sigue hablando `koruño', con los títulos de Javier García `Chichu' en los 50 lisos, Aquilino Lousa en el 200 y Carlos Moro en el 400. Pero además siendo secundados por Javier Mañana en el 200 con la plata y Alberto Davila en el 400.

Pero desgranemos la actuación de los atletas coruñeses en este último gran campeonato. Los 50 metros lisos tenían un claro favorito antes de la prueba, Javier García `Chichu', actual campeón gallego de 60 lisos. El resto estaban condenados a pelear por subir al resto del podio,. El del Riazor no fallaría y se alzaría con el oro de manera incontestable con una marca de 6.03, mientras que Javier Cancela y el incombustible Miguel Gómez, empatarían con un registro de 6.11, para llevarse el santiagués la medalla de plata por milésimas por delante del céltico.

En los 200 lisos, ante la ausencia de última hora del gran favorito, Sergio Rodríguez, por un proceso gripal, el protagonismo recayó sobre dos locales en la final: el atleta del Coruña Comarca Aquilino Lousa y el del Marineda Javier Mañana. Aquilino lograría su primer título autonómico absoluto con una marca de 23.31, mientras que la plata sería para Javier con un registro de 23.59, siendo Jon Alonso, de la Gimnástica, bronce con 24.08.

Si los 200 metros era una prueba muy abierta, en los 400 no había mucho lugar para la sorpresa, con un Carlos Moro un paso por delante de los demás. Solo Alberto Davila pudo apurarle. Carlos Moro se haría con el oro con una buena marca de 50.11, mientras que Berto Davila se alzaría con la medalla de plata con un registro de 51.93.

EN FORMA.  Los representantes de los clubs locales lograron un buen número de podios

Al récord ya señalado de Leticia Gil se le sumaría el de 50 vallas, que al igual que le sucedió a esta última, lo poseía la atleta que en este caso, lo igualó.

En semifinales, Teresa Rodríguez lograría igual su mejor marca gallega con un tiempo de 7.46, mientras que en la final se haría con el oro con 7.56. En esta prueba la plata sería para Lucía Ferrer con 7.76 y para la `coruñesa' Antía Martínez el bronce con 7.77, a sólo dos centésimas de la mínima nacional absoluta.

Los 400 metros femeninos se han convertido, desde un tiempo a esta parte, en señal de espectáculo, con una hornada de atletas que están llamadas a ser las grandes dominadoras a nivel nacional. Con Paula Iglesias y Eugenia Gil como puntas de lanza, pero con las ferrolanas Lucia Sicre y Lucia Rivadulla a la expectativa. Paula Iglesias y la lucense Paula Ferreiros prometían un buen duelo sobre el tartán. Pero no hubo tal, ya que la joven coruñesa hizo una exhibición en una pista que conoce al dedillo para marcarse unos sensacionales 56.12, por 59.01 de Paula y la medalla de bronce para Inés Oitaven con una marca de 1:01.40. Paula Iglesias pulverizaba su propio récord gallego junior, registro que poseía desde la temporada pasada cuando en Madrid había realizado 56.56.

En las vallas llegaría una nueva medalla para los atletas coruñeses, esta vez de la mano de Pepe Tomás. El del Riazor tenía por delante dos de los mejores de los últimos tiempos, los lucenses Miguel Pérez y Iago Nuñez, que a la postre serían primero y segundo respectivamente, con unas marcas de 7.03 y 7.21, con Pepe Tomás con el bronce (7.25).

El fondo daría las últimas medallas, esta vez para atletas del Coruña Comarca, Elian Numa López, todavía juvenil, fue plata con un registro de 1:56.76, mejor marca personal y mínima para el nacional de su categoría. Sólo logró batirlo el estradense Miguel Otero (1:55.98).

Paralelamente se disputó el Campeonato gallego junior de 1.500 y 3.000 metros lisos, donde Jorge Sieira logró la medalla de plata en la prueba del kilómetro y medio. Durante mucho tiempo lideró la persecución del vencedor de la prueba absoluta, Vicente Suárez, del Comesaña. Pero un hundimiento en la última vuelta hizo que cediese ante el junior Fernando Rial, que se hizo con el título con 4:09.54, mientras, que el coruñés acababa con la plata (4:12.28).

Comentarios