martes 16.07.2019

Una fiesta para los niños

Más de 3.000 jóvenes llenaron ayer el Coliseum en la trigésimo primera edición del evento

El momento más emotivo fue el homenaje póstumo a Luis Barreiro, que fue presidente de honor del trofeo | AC
El momento más emotivo fue el homenaje póstumo a Luis Barreiro, que fue presidente de honor del trofeo | AC

Ayer se celebró la trigésimo primera edición del Trofeo Miguelito. Un clásico del judo coruñés en el que más de 3.000 niños disfrutaron de una mañana diferente, en un gran recinto como el Coliseum, demostrando a todos sus progresos en el último curso.

Un evento organizado por la AD Miguelito y respaldado por la Federación Gallega y por el Concello coruñés. Y que vivió un momento muy emotivo con el homenaje póstumo a una persona muy querida, Luis Barreiro, que fue presidente de honor del trofeo.

Una vez más, los niños fueron los grandes protagonistas. Con edades comprendidas entre los tres y los doce años, fueron llegando poco a poco al Coliseum y recogiendo su tarjeta, en la que venían el tatami y la hora a la que tenían que mostrar sus habilidades a los jueces.

Una vez acabado, recibían su medalla, un trofeo muy valioso sobre todo para los más pequeños.
Y si la ilusión y la alegría eran el denominador común en los tatamis, en la grada más de lo mismo. Abuelos, padres, hermanos y demás familia, sin olvidar a los amigos, fueron hasta el Coliseum con sus cámaras y móviles para inmortalizar cada momento. Otra de las imágenes que año tras año se repiten en esta gran fiesta del judo local.

Y ahora, a pensar en la edición del año que viene, en mayo de 2020.

Comentarios