sábado 5/12/20

Un derbi redentor

Relegado de modo provisional a la zona de descenso, el Deportivo afronta el duelo de máxima rivalidad gallega con la necesidad de doblegar a un Celta al que puede igualar en la clasificación

El RC Deportivo desea redimirse de todos sus pecados de la primera vuelta con una urgente victoria en el derbi gallego ante el Celta de Vigo, un partido que representa mucho más que tres puntos para el entorno de la entidad de la Plaza de Pontevedra.
Los blanquiazules, con solo 15 puntos en 16 jornadas, han caído a la zona de descenso de modo provisional después del triunfo del Alavés sobre el Málaga del pasado jueves; por diferencia de goles, el Depor es decimoctavo en la tabla, si bien es cierto que en caso de doblegar a su eterno rival empataría a 18 puntos con los vigueses.
Los dos contendientes de esta tarde en ‘O Noso Derbi’ llegan alicaídos tras sus respectivas derrotas ante Barcelona (4-0) y Villarreal (0-1), por lo que esperan enderezar el rumbo en una contienda de máxima intensidad en Riazor.
Tras una semana de mensajes motivacionales de la afición deportivista y declaraciones más o menos altisonantes, llega la hora de demostrar que los derbis no se ‘hablan’ ni se juegan, se ganan.
El equipo deportivista, con la espina clavada de sus dos últimas derrotas en ‘clásicos’, tratará por todos los medios de desquitarse con un triunfo revitalizador.
Para ello debe erradicar a toda costa la sangría de tantos de una retaguardia de papel, hasta el momento inconsistente, que ha recibido 31 dianas en 16 partidos. El simple promedio de casi dos tantos por encuentro abruma.
Cristóbal Parralo seguirá confiando en la columna vertebral de su ‘once tipo’, con el que ha conseguido sumar de tres en tres en su último partido como local ante el Leganés (1-0), con un solo retoque: Luisinho en lugar de Fernando Navarro.
Así y siempre con Rubén Martínez como meta, la defensa estará configurada por Schär y Sidnei en el eje central, flanqueados por Juanfran en el carril derecho y Luisinho en el izquierdo; Guilherme y Borges sostendrán el armazón del bloque en la medular, mientras que Carles Gil, Emre Çolak y Adrián actuarán como ‘trescuartistas’, intentando conectar con Lucas Pérez, que será de nuevo la referencia ofensiva. Aunque el ‘7’ de Monelos no se encuentra ni de lejos en su apoteosis, podría guardar lo mejor de su repertorio para una cita que le extramotiva como es el derbi gallego.
No en vano, fue el héroe del último triunfo deportivista ante el Celta de Vigo (2-0), en la temporada 15-16, con tantos del coruñés y de Jonny en propia puerta.
En el banco de la suplencia, el técnico Parralo dispondrá de futbolistas capaces de cambiar el signo del encuentro como Mosquera, Valverde, Borja Valle o Andone; tras su ausencia en el Camp Nou y sus tiranteces con el cuerpo técnico, Florin tiene ante sí una reválida personal en los minutos de los que disponga.
Enfrente, el Deportivo se topará con un Celta de Vigo solo un ápice más relajado, puesto que los de Juan Carlos Unzué acumulan 18 puntos; unos guarismos que no responden a las expectativas de un conjunto que el pasado ejercicio alcanzó las semifinales de Copa del Rey y Europa League.
Con una zaga también endeble, que hasta el momento ha visto perforado su marco 24 veces, los ‘olívicos’ quieren enmendar su último tropiezo de la semana pasada en casa frente al Villarreal (0-1); sin bajas importantes, el míster visitante recupera a dos hombres vitales en sus esquemas: el capitán Hugo Mallo y el atacante internacional Iago Aspas, verdugo del Depor el pasado año en los dos envites oficiales entre ambas escuadras.
Con más de 30.000 aficionados en la grada — también con casi 800 celtistas—, y en un partido declarado de alto riesgo pero mucho más ‘normalizado’ que en décadas anteriores, la parroquia coruñesa intentará guiar a los suyos a una victoria tan reconfortante como necesaria para unas fiestas navideñas plácidas. l

Comentarios