viernes 15/1/21

“Tenemos que enseñar a nuestros hijos que el deporte es salud, es divertido y es respeto”

 No solo Mar Barcón, sino todo el deportvismo y A Coruña en general está preocupada el momento que vive el Depor. El debate sigue abierto en cuanto a la violencia en el fútbol a nivel nacional.

Unos instantes de entrevista en uno de los salones reservados del 21 Parque Europa	fotos: pedro puig
Unos instantes de entrevista en uno de los salones reservados del 21 Parque Europa fotos: pedro puig

 No solo Mar Barcón, sino todo el deportvismo y A Coruña en general está preocupada el momento que vive el Depor. El debate sigue abierto en cuanto a la violencia en el fútbol a nivel nacional y local, pero además hay varios frentes en el deportivismo, en beligerancia, cuando el club se juega su futuro en dos meses.

—¿Lo ves tan evidente como el resto?
—Sí es cierto que hay una brecha que parece que se abre incluso en partes del estadio. No viene a cuento empezar el partido y que se pida la dimisión del presidente porque no viene a nada, lo que hay que hacer es estar todos a una y más ahora.

—¿Cómo se puede ayudar a socializar a la gente o a inicidir en acabar con la violencia en el fútbol?
—Con dos caminos. En primer lugar, las instancias que dirigen el fútbol tienen que dejarse de paños calientes. La violencia hay que erradicarla y ya está. No puede consentirse que un señor pegue una patada a otro, ni que insulte o tire cosas porque no lo consientes, por ejemplo, en la Plaza de Pontevedra ni en la Calle Barcelona. No es tolerable un comportamiento en un campo de fútbol que sería ‘erradicable’ fuera. Además tenemos que mirar a los países que lo hicieron y se libraron de una lacra, pero empezando por los que dirigen el fútbol. Nos llevamos las manos a la cabeza cuando muere alguien pero todos los días hay problemas. Además creo que hay que hacer un trabajo desde la base. Nosotros lo llevamos recogido en nuestro programa. Tiene que haber una iniciativa dirigida a convencer a las familias, a las niñas y niños, al ámbito educativo, de que el deporte es disfrutar y sobre todo respetar al que hay enfrente.

—Valores por encima de resultados, vaya.
—Me matarán los del CRAT, pero ya lo saben. A mí no me gusta mucho el rugby pero me gusta mucho su filosofía.

—¡Pues es el mejor deporte que hay! (uno de los periodistas no puede resistirse).
—De acuerdo, pero a mí me gusta sobre todo su filosofía, como el fútbol gaélico. Hay una máxima, sin el árbitro no hay partido, sin el contrario no hay partido, debes respetarlos como a ti mismo. A mí me gusta el atletismo y me gusta la sensación de que cuando vas corriendo, o saltas, sabes el sacrificio que te ha costado. El deporte es eso. Yo, que soy madre de dos niños jugadores de hockey, creo que las familias tenemos que asumir la responsabilidad, educar a nuestros hijos, y no ir a los campos a que nuestro hijo gane, que sea Messi o Bargalló. No hay tantos Messis, Franes, Bargallós, Sebastian Coe o Andrés Díaz, por decir algunos grandes deportistas. Tenemos que enseñar a nuestros hijos que el deporte es salud, es divertido y es respeto. De hecho creo que en las Escuelas Municipales tiene que haber un programa específico para las familias. Es un trabajo desde abajo pero tenemos que empezar ‘ya’.

—Con los estamentos importantes a la cabeza.
—Sí. La Liga, Federación, las directivas... Sé que es muy bonito tener una peña que anima con entusiasmo pero es necesario despojar a las peñas de cualquier componente de violencia.

—¿Está muy politizado el fútbol? La sensación, por ejemplo, con la Federación Gallega, parece esa con el cambio en el poder, de un político del PSOE a uno del PP. Es lo que dicen periodistas y seguidores.
—Hay ejemplos de todo. El presidente del Madrid no se dedica a la política. Al final el fútbol es un deporte pero es mucho más, es una ceremonia social en la que se encuentran las aficiones. Va mucho, no solo el deporte y jugar bien. La pasión, los colores... Cuando todo eso entra en conflicto conviene ser lo suficientemente inteligente como para poner barreras y obligarnos a cuidarnos a nosotros mismos. No creo que esté peor por estar ligado a la política, sino por lo que lleva dentro. Hay mucha emoción y es fácil convertir eso en otra cosa.

—Finalizando con el mundo del fútbol, que tanto monopoliza, ¿cuál es tu postura sobre la construcción de la sede de la Federación Gallega de Fútbol en A Coruña?
—Inamovible. Además es intolerable. No hay ni un motivo que justifique el traslado de la sede de la Federación de A Coruña a otra ciudad. La AFAC mueve en A Coruña 5.000 fichas, que es el doble de lo que mueve la siguiente ciudad. Solo por capacidad organizativa, por todo, la sede tiene que estar en A Coruña. No hay nada que justifique que esté en otro lugar. ¿Cuál es el motivo de que se vaya de la ciudad? ¿Los compromisos adquiridos en la campaña electoral por el actual presidente? ¿Que no quieren hacer un edificio nuevo? Si ellos creen que se les va de su presupuesto se pueden buscar alternativas pero no hay nada que justifique que la sede de la FGF se vaya de A Coruña.
—¿Y qué sabes, qué información tienes?
—Yo me temo que cuando no se habla con claridad de este tema es porque ahí están los compromisos electorales del señor Louzán. Nuestra posición es clara y no deja lugar a dudas.

—La gente que trabaja en la sede de A Coruña está muy preocupada.
—Lo dan por hecho. Incluso los clubes pequeños de la ciudad dan por hecho que la intención de Louzán es llevarse la sede de la Federación después de las elecciones.

—Cambiando de tercio. Instalaciones. ¿Cómo ves la actualidad de las infraestructuras deportivas coruñesas?
—Están acolmatadas. Hay una gran presión de los usuarios y clubes, la más visible en fútbol. La construcción de los campos de la Federación en el entorno de Visma aliviaría de alguna manera. La ampliación de la Estrella en A Grela imagino que tendrá prevista la construcción de otro campo... Hay tres campos infrautilizados, el de Labañou de tierra, que puede servir para entrenar, el de Eirís, de tierra, que hay que ampliar para que tenga las medidas reglamentarias y el de Elviña-Zapateira, que es propiedad de Abanca con la que hay que llegar a un acuerdo para que tenga uso, incluso para otras actividades como rugby.

—Reparaciones, nuevas obras...
—Hay que incluir un convenio con la Universidad para reparar el tartán de las pistas de atletismo del estadio de Elviña. Tenemos un atleta que acaba de batir el récord de Isidoro Hornillos, Mauro Triana. Está entrenando en el campus de Elviña sobre un tartán resbaladizo. Además hay que construir una pista cubierta de atletismo, un polideportivo en el que se pueda hacer entrenamiento y competición en pista cubierta. Hay espacio, Ventorrillo, Bens, San Pedro de Visma... También propondremos un circuito de ‘Btt’ en la zona de Bens y plantearemos la construcción de un centro municipal de pádel. Son cuatro pinceladas. Hay equipamientos pero hay que mejorarlos, mantenerlos y ampliarlos. Se está construyendo un polideportivo en el Castrillón cuyas dimensiones no van a servir para eliminar la saturación en otros ámbitos y tenemos que ir incorporando equipamientos. Creemos que en el entorno de Oza y As Xubias hay que hacer un entorno náutico poniendo en marcha de verdad la escuela de deportes náuticos, vela, remo... Luego hay cosas que son más de voluntad política, como que la gente de surf necesita un lugar en el Matadero donde guardar sus cosas. Eso son pocos euros. Es más la voluntad de hacerlo porque no creo que cueste tanto dinero.

Comentarios