sábado 19/9/20

A semifinales por la vía rápida

Rafa Nadal avanzó a semifinales del Masters, después de deshacerse con más facilidad de lo esperado (6-4 y 6-1) del Nº2 mundial, el escocés Andy Murray, y también gracias al triunfo del suizo Stan Wawrinka sobre David Ferrer. 
 

El balear se mostró muy sólido en sus golpes desde el fondo de la pista	reuters
El balear se mostró muy sólido en sus golpes desde el fondo de la pista reuters

Rafa Nadal avanzó a semifinales del Masters, después de deshacerse con más facilidad de lo esperado (6-4 y 6-1) del Nº2 mundial, el escocés Andy Murray, y también gracias al triunfo del suizo Stan Wawrinka sobre David Ferrer. 
El zurdo de Manacor acabó por desquiciar a su rival con un juego que fue de menos a más y que terminó por neutralizar al ídolo local, incapaz de encontrar la fórmula para reaccionar a la pérdida de la primera manga.
Y si bien Murray facilitó el trabajo a Nadal con casi una treintena de errores no forzados (29, 16 de ellos en el segundo set), también tuvo mérito un Rafa muy sólido desde el fondo de la pista para aguantar las embestidas del escocés, privado de su saque, y que fue poco a poco perdiendo el control del partido por la agresividad del español, muy firme primero con el revés a dos manos y muy acertado con su drive.
Sin embargo, las cosas no comenzaron bien para el manacorense, que cedió el primer juego con su saque, lo que hacía presagiar dificultades, que luego no se cumplieron porque, pese a no meter muchos primeros, el español no dio ninguna concesión más en todo el partido. 
El de Dunblane resistió dos 15-40 adversos en el sexto y octavos juegos, pero no en el décimo cuando entregó un 0-40 que no desperdició Nadal para llevarse el set inicial.
A partir de ahí, y de un modo inesperado, el Nº2 de la ATP se vino abajo y alargó su carrusel de errores no forzados del final del primer parcial en el inicio del segundo. Dos dobles faltas seguidas ayudaron a que el balear rompiese a las primeras de cambio para ponerse 2-0. 
Los fallos de Murray no cesaron, circunstancia no desaprovechada por el zurdo de Manacor  para seguir martilleándole con el drive y cerrar, gracias una nueva rotura en el sexto juego, su segunda victoria en el O2 de Londres.

Comentarios