domingo 25/10/20

La República de Phelps

Michael Phelps no es solo el mejor deportista –además con creces– de la historia del olimpismo. Sus logros son tan espectaculares que, si fuera un país, ocuparía la 39ª posición en la tabla histórica de medallas, solo 12 plazas por debajo de... España, y justo por delante de Etiopía, Argentina, Kazajistán, Austria, Irán, República Checa, Corea del Norte, Bielorrusia, México, Croacia y Eslovaquia. 
 

La bandera de la República de Phelps tendría 28 estrellas, una por cada medalla olímpica que se ha colgado desde que en Atenas 2004 inició su leyenda	reuters
La bandera de la República de Phelps tendría 28 estrellas, una por cada medalla olímpica que se ha colgado desde que en Atenas 2004 inició su leyenda reuters

Michael Phelps no es solo el mejor deportista –además con creces– de la historia del olimpismo. Sus logros son tan espectaculares que, si fuera un país, ocuparía la 39ª posición en la tabla histórica de medallas, solo 12 plazas por debajo de... España, y justo por delante de Etiopía, Argentina, Kazajistán, Austria, Irán, República Checa, Corea del Norte, Bielorrusia, México, Croacia y Eslovaquia. 
Los seis metales –cinco oros y una plata– que el ‘Tiburón de Baltimore– se colgó en Río dejan su cosecha final en un total de 28 (23 de ellas de oro), cifra que supera en una decena a la legendaria gimnasta soviética Larisa Latynina, que compitió en tres ediciones de los Juegos, dos menos que Phelps, cuyas 28 preseas en cinco ciclos olímpicos (Sydney 2000 –presencia testimonial con tan solo 15 años–, Atenas 2004, Pekín 2008, Londres 2012 y Río 2016) dan una media de 5.6 por evento. 
Un barbaridad que solo supera Latynina, con un promedio de seis, aunque en su caso compitió siempre en plenitud. Descontando el debut en la ciudad australiana, la media  de Michael crecería hasta 7.0. 
Y con el mérito añadido para él de regresar a la competición después de anunciar su retirada tras Londres 2012, seguida de un grave problema con el alcohol: en septiembre de 2014 fue detenido conduciendo ebrio y una semana después se integró en un programa de rehabilitación. A menos de dos años de Río. 
Su ventaja sobre el tercero, el no menos mítico fondista Paavo Nurmi –tres participaciones–, es ya de 16. La media del ‘Finlandés Volador’ es de 4.0 metales por comparecencia, 1.5 menos que el que cuarto de una lista cuya mitad es estadounidense. Como Mark Spitz, que subió al podio en 11 ocasiones repartidas en dos citas olímpicas. 
El quinto del ránking es otra leyenda estadounidense, el atleta Carl Lewis, con un botín de 10 preseas en cuatro comparecencias, para una media de 2.5, la segunda más baja del top-10, por delante de la palista alemana –primero democrática y luego federal– Birgit Fischer, dueña de 12 metales repartidos en seis Juegos (se perdió los de Los Ángeles 1984 por el boicot de los países del Telón de Acero, cuatro años después del boicot occidental a los de Moscú).
 ‘El Hijo del Viento’ completa la nómina de deportistas con más de nueve medallas, justo las que posee el jamaicano Usain Bolt, conquistadas en los tres últimos Juegos Olímpicos (podría perder uno  de 4x100 –el COI, la IAAF y la AMA todavía no se han pronunciado–por el positivo de Nesta Carter).
La grandeza de Phelps aumenta cuando se le equipara a  países. Su número de medallas supera el de 91 de los que tienen al menos una, 94 si contamos a Bohemia (solo compitió París 1900, St. Louis 1904, Londres 1908 y Estocolmo 1912), Serbia y Montenegro (Atenas 2004) y el Equipo Independiente, que bajó bandera olímpica ha participado en 1992 (deportistas de Yugoslavia y Macedonia), 2000 (Timor Oriental), 2012 (Antillas Holandesas) y 2016 (Kuwait).
Entre esos 91 países hay 13 europeos: Irlanda (27 medallas), Lituania (25), Portugal (24), Eslovenia (23), Letonia (19), Armenia (16), Serbia (15), Islandia (4), Luxemburgo (2), Chipre (1), Montenegro (1), Macedonia (1) y Kosovo (1). 
En cuanto a posición en el medallero, Cuba, Canadá y Brasil son los únicos americanos  –descontando el suyo, claro– que le superan. De Asia también ocuparía la cuarta plaza, por detrás de China, Japón y Corea del Sur, mientras que en África cerraría el top-3, con Kenia en el primer lugar y Suráfrica en el segundo.
Otras naciones ‘de toda la vida’ en los JJOO con menos metales que Phelps son India (27), Marruecos (23), Colombia (27), Mongolia (26), Nigeria (24), Trinidad y Tobago (19), Argelia (17) y Venezuela (15).
Tomando como referencia solo los títulos, la comparación arroja resultados aún más sorprendentes: supera a Kazajistán (19), Austria (18) y Bielorrusia (14),  atesora nueve oros más que Croacia (11) y Serbia (3), uno menos que el combo República Checa (15)-Eslovaquia (9), dos menos que Suráfrica (25) y los mismos que Jamaica (23) y los rivales del Río de la Plata, Argentina (21) y Uruguay (2).
La mayor gloria olímpica de todos los tiempos. Y ‘todos los tiempos’ podría llegar a ser que jamás volvamos a ver alguien del calibre del ‘Tiburón’. 

Comentarios