viernes 27/11/20

Fernando Vidal: “No se puede dejar nada para el final por si hay un parón”

Fernando Vidal -  PRESIDENTE DEL DEPORTIVO

El presidente del
Deportivo, en el
transcurso de la
entrevista con este
diario (en el código
QR puedes ver un
extracto de la entrevista
en vídeo) |
pedro puig
El presidente del Deportivo, en el transcurso de la entrevista con este diario (en el código QR puedes ver un extracto de la entrevista en vídeo) | pedro puig

No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy. Esa es la filosofía que reina esta temporada en el Deportivo. El coronavirus amenaza nuevamente con interrumpir campeonatos y por eso el presidente del club, Fernando Vidal, advierte de la necesidad de estar bien posicionado por si se produce un corte. Además, tiene claro que el equipo coruñés, campeón de Primera ahora en Segunda B, es el grande de la categoría de bronce y el rival a batir.  Eso complica aun más el ascenso por la motivación que supone para los adversarios medirse a un club de la entidad del blanquiazul.

¿Llevar ese cartel de ‘grande’ de la categoría pesa mucho a la hora de jugar los partidos?

Pesa, porque para todos los rivales somos el equipo a batir, van al 150% para poder puntuar con el Depor, ganar si puede ser, y los partidos serán difíciles por eso. Nosotros tenemos que poner mucho más      que ellos. En cuanto a potencial futbolístico, por lo menos de los equipos que yo conozco del grupo de cercanía nuestro, tenemos más que ninguno, pero hay que demostrarlo en el campo.

Cuando se supo que Riazor iba a tener público generó controversia e incluso el CSD, sin citar al Depor, criticó que hubiese público en los estadios, ¿cómo sentó eso en el seno del club estas declaraciones?

No quiero pensar mal... Incluso la propia Liga, que no permita el acceso al fútbol, en las medidas que estamos nosotros... Lo nuestro fue una experiencia muy positiva. El haber metido a gente en el estadio creo que se hizo excelente. El comportamiento de la afición que fue al campo fue de diez, cumplió la normativa en todo momento, animó en su sitio, sentado, con la mascarilla puesta, y eso que es muy incómodo ir al fútbol así: no te permiten llevar comida, ni bebida, no puedes fumar, no puedes hacer nada, estar allí dos horas con la mascarilla puesta y poco más. Es más cómodo en casa, así que el ejemplo que dio toda la gente fue de diez, además de todo el apoyo que nos prestaron. Es una experiencia que se tiene que repetir, pero ahora con los repuntes de contagios que hay también entiendo a las autoridades sanitarias se cuiden mucho de no abrir mucho el melón porque nunca sabes dónde puede ocurrir un rebrote. Cuando mejoren un poco el resultado de los contagios, sobre todo en Galicia, hay que seguir en esta línea.

Tenemos que mejorar mucho y creo que el Depor tiene potencial para hacerlo

Por el coronavirus y viendo lo de la temporada pasada, ¿urge más estar ya arriba, por si hay un corte?

Yo prefería estar primero ya en la primera jornada, lo tengo muy claro. Nosotros lo hemos hablado mucho, con el míster y con los jugadores, tenemos que retomar lo antes posible ese grupo de cabeza, de tres y, si puedes ser el primero, mejor para que, en cualquier momento, si hay un parón y la competición está avanzada… No dejarlo para el final. Pero cuando uno compite, tiene un rival y a veces no salen las cosas como uno quiere. Tenemos que mejorar mucho y creo que el Depor tiene potencial de mejora. Ya lo dijo el entrenador, que no se verá el tope del Deportivo en las primeras jornadas. Él, que es el que sabe de esto, lo tiene claro y todos tenemos confianza en él.

El comportamiento de la afición en Riazor fue de diez, dieron ejemplo y apoyo

¿La parte positiva de cómo se produjo el descenso en julio es que ayudó un poco más a la unión? En otras condiciones y circunstancias un descenso  a Segunda B sería mucho más difícil de digerir.

Creo que la unión se produjo también mucho en el mes de enero, porque este Consejo aglutinó bastante una parte importante del accionariado y sobre todo del sentimiento deportivista, de verse más representado. Pasamos de tener 8.000 personas el día del Tenerife en la última jornada de la primera vuelta a tener 24.000, 25.000 e incluso alguna vez 27.000 espectadores en Riazor. Cada partido era una fiesta y la gente se subió otra vez al carro y ahí ya empezó a haber la unión con el Consejo. Lo del final creo que también ha ayudado a unirnos. En un momento muy difícil, hemos tirado de orgullo, de historia y ahí estamos. Un ejemplo a fútbol español de lo que es un club.

Comentarios