jueves 29/10/20

La penúltima bala

El Deportivo tiene esta tarde en El Madrigal la penúltima oportunidad para certificar su permanencia en Primera División ante un Villarreal sin objetivos, eliminado en la Europa League y con el billete para la próxima edición de la Liga de Campeones en el bolsillo.
 

Entrenamiento del Deportivo
Entrenamiento del Deportivo

El Deportivo tiene esta tarde en El Madrigal la penúltima oportunidad para certificar su permanencia en Primera División ante un Villarreal sin objetivos, eliminado en la Europa League y con el billete para la próxima edición de la Liga de Campeones en el bolsillo.
La escuadra de Víctor Sánchez del Amo posee aún cuatro puntos de renta sobre los puestos de descenso pero está asistiendo impasible ante la reacción de los conjuntos peor situados en la tabla y viene de perder con estrépito en casa ante el Getafe (0-2).
Los fantasmas de caer al abismo se han reproducido en un equipo que solo ha vencido un partido de los últimos veinte —frente al Levante, 2-1— y que finaliza la campaña el próximo fin de semana frente al Real Madrid en Riazor.
Con un ambiente en el vestuario más enrarecido que nunca, con episodios constantes de tensión y un jugador como Luisinho marginado por su técnico, el Depor debe ser capaz de sobreponerse a la adversidad y volver a sumar.
La hipotética victoria coruñesa frente a un rival que no se juega nada salvo el honor y las ganas de despedirse de su afición de modo digno significaría el bálsamo definitivo para cumplir el objetivo; el empate serviría casi en bandeja la permanencia, si bien el RC Deportivo dependería de otros resultados.
Víctor Sánchez del Amo, muy cuestionado por el entorno y descartado para sentarse en el banco blanquiazul en el ejercicio 16-17, intentará recomponer el rompecabezas de un bloque que ha dejado de funcionar tirando de la veteranía de Manuel Pablo en el lateral izquierdo y que contará con las ausencias de Fernando Navarro y Celso Borges por sanción.
Siempre con el cancerbero Manu bajo palos —el equipo no sabe todavía lo que es vencer en Liga con sus servicios—, la retaguardia estará integrada por Arribas y Sidnei en el eje central, con Laure en la derecha y el ya citado capitán en la izquierda.
En la manija del equipo el siempre batallador Álex Bergantiños vuelve a salir de inicio en la vacante de Borges y formará junto a Mosquera un centro del campo coruñés cien por ciento.
El flanco diestro le corresponderá a un Fede Cartabia que volvió a demostrar ante el Getafe que se trata del deportivista en mejor estado de forma en este final de Liga; el interior izquierdo tiene dos posibles inquilinos: el exvillarrealense Cani o el internacional marroquí Fayçal Fajr.
El puesto de enganche recaerá en el talento intermitente de Luis Alberto, mientras que la responsabilidad anotara será para el de siempre, un Lucas Pérez erigido en el máximo artillero del presente curso, con 16 dianas.
En el banco de la suplencia aguardarán su oportunidad para ayudar al equipo otros dos atacantes como Oriol Riera o el uruguayo Jonathan Rodríguez, que podrían arreglar sus respectivas temporadas en caso de anotar el hipotético tanto de la permanencia en la élite.
En el bando local, un asturiano y sportinguista como Marcelino García Toral tirará de rotaciones respecto al once que cayó por 3-0 en las semifinales de Liga Europa frente al Liverpool.
Sobre todo en defensa introducirá cambios y de esta forma otorgará responsabilidad a hombres poco habituales como los centrales Bonera y Bailly.

Comentarios