jueves 24/9/20

Oscuridad y pocos destellos

El Deportivo se impuso por la mínima a la Ponferradina, gracias a un penalti sobre Borja Galán, de lo más destacado, que transformó Valle, en un encuentro irregular de los de Anquela en Vilalba 
Los blanquiazules se mantienen invictos en esta pretemporada, pero su juego sigue mostrando muchas lagunas  | rcd
Los blanquiazules se mantienen invictos en esta pretemporada, pero su juego sigue mostrando muchas lagunas | rcd

El Deportivo venció por la mínima a la SD Ponferradina, gracias a un penalti marcado por Borja Valle, pero su juego sigue generando muchas dudas.

Los blanquiazules presentaron un once con Dani Giménez como la novedad, puesto que el portero gallego debutaba en esta pretemporada, tras varias semanas haciendo trabajo preventivo, debido a una lesión muscular que ya arrastraba del curso pasado.

Un 4-2-3-1 con bandas para Caballo y Bóveda y centro de la zaga para Lampropoulos y Somma, en el doble pivote Bergantiños y Vicente Gómez, alas para Pedro Sánchez y Borja Galán, en la mediapunta Aketxe y arriba Borja Valle. Le costaba arrancar a ambos equipos, en un inicio de partidos con muchas pérdidas de balón, pero empezaba con más fuerza la Ponferradina, botando ya su primer córner a los cinco minutos de la contienda.

Los blanquiazules sufrían para sobrepasar la presión berciana, Bergantiños bajaba a recibir enclavado entre los dos centrales y abría hacia las bandas, donde un muy entonado Pedro Sánchez llevaba gran parte del peso del ataque en el primer acto.

Combinaba el alicantino en una pared con Borja Galán, muy incisivo por su banda, pero su disparo se marchaba fuera (min.12). Un minuto después recuperaba en la medular, para asistir a Valle que se encontraba con la pericia de Manu García, que enviaba el esférico a córner.

Silva daba la réplica al cuarto de hora, pero su disparo se marchaba fuera del arco blanquiazul. Seguían las acometidas de Pedro Sánchez por la derecha, con un centro raso al área, pero Valle cruzaba demasiado el balón. 

Mientras los de Juan Antonio Anquela abrían el campo por las bandas, la Ponferradina trataba de ser más vertical. De falta lo intentaban los bercianos y Dani mandaba el esférico fuera. Tras el córner, detenía un cabezazo a bocajarro, gracias a una mano milagrosa. Dos sustos consecutivos a la media hora de juego y de nuevo el portero blanquiazul era el salvador de su equipo.

Pero la más clara llegaría en el 35, tras una gran apertura de Bergantiños a Borja Valle. Este, solo y escorado en el área, conseguía colar el balón entre Manu García y su palo, y el balón que rodaba suave para traspasar la línea de cal. No llegaba a hacerlo, pese a llegar como un obús Pedro Sánchez, y la zaga lo mandaba a córner. 

Antes del descanso Isi estaba a punto de adelantar a la Ponferradina, pero su potente disparo se topaba con el palo. Cuarenta y cinco minutos de poco fútbol y algún destello de Dani, Pedro Sánchez, Galán y Valle. Arrancaba la segunda parte sin cambios en el once y de nuevo con problemas a la hora de tener continuidad en el juego.

Y otra vez, un destello, esta vez en forma de internada de Borja Galán, que era derribado en el área por Isi. Nueva pena máxima provocada por él, tras el duelo ante el Tenerife, y esta vez responsabilidad para Valle, que no fallaba.

Con la entrada de hasta siete jugadores (seis fabrilistas) el Depor mudaba más su piel. Achuchaba la Ponferradina a balón parado. La tenía el Depor, gracias a un gran robo de Fede, que conducía y servía  Pedro, que estrellaba el balón en Gazzaniga (min.74).

Era el argentino de lo más destacable en una segunda parte algo plomiza y suya era la última oportunidad del duelo, una falta directa que no encontraba puerta. Mucha oscuridad y pocos destellos en este Deportivo, en construcción.

Comentarios