miércoles 20.11.2019

El oportunismo de Morata sostiene al Atlético

Tuvo que remontar un tanto inicial a cargo de Sergi Darder para resarcirse de su crisis actual

Un enrachado Morata celebra su diana ante el público del Wanda Metropolitano | efe
Un enrachado Morata celebra su diana ante el público del Wanda Metropolitano | efe

De nuevo agarrado a Álvaro Morata, el promotor del 1-1 y el goleador del 2-1, el Atlético de Madrid sorteó un partido comprometido, esquivó la acechante crisis, superó otro primer tiempo alarmante y remontó al Espanyol, mejor hasta el descanso, cuando surgió un conjunto rojiblanco totalmente distinto.

El Atlético disputó otro primer tiempo deprimente, como tantos en esta temporada, como en Vitoria, en Sevilla o en Leverkusen. ¿La responsabilidad? Algunas veces del planteamiento de Simeone, otras de la ejecución de los futbolistas y este domingo mucho más de lo primero que de lo segundo, con una puesta en escena vulgar.

El Espanyol que perdió a Naldo por lesión superado el cuarto de hora, ganó más empaque con el paso de los minutos, sin ocasiones, pero con esa intuición de que, en cualquier momento, sería capaz de aprovechar tal situación. Lo avisó la volea de Wu Lei, cuando ya se sentían los primeros pitos, y lo confirmó el derechazo de Darder en el minuto 39 para desatar la bronca del público atlético.

El Atlético se encontró con un bálsamo imprevisto en la última acción previa al descanso: Thomas acertó por fin un pase a la espalda de la defensa rival, Morata centró por encima de Diego López, Correa cabeceó al borde de la línea y el VAR corrigió el fuera de juego.

Apareció de nuevo el VAR en la segunda parte, cuando Morata resolvió con contundencia (2-1, m. 58).

Su sexto gol en los últimos seis partidos, uno en cada uno, y la victoria del conjunto rojiblanco, aún con suspense, cuando el árbitro anuló un gol al Espanyol en el minuto 85, e irrebatible cuando Koke anotó el 3-1, a pase de Diego Costa, para esquivar la crisis.

Comentarios