sábado 16/1/21

Las opciones de mantenerse con vida pasan por no perder

El equipo de Zinedine Zidane llega a este decisivo duelo plagado de ausencias, encabezadas por la del capitán Sergio Ramos y la del francés Karim Benzema
El defensa y el delantero no podrán repetir esta imagen del partido de ida al no vestirse de corto esta noche en San Siro  | JuanJo Martín
El defensa y el delantero no podrán repetir esta imagen del partido de ida al no vestirse de corto esta noche en San Siro | JuanJo Martín

Un Real Madrid plagado de ausencias, encabezadas por la de su capitán Sergio Ramos y la del francés Karim Benzema, se juega en San Siro una final anticipada para acercarse a los octavos de final de la Liga de Campeones contra un Inter de Milán también contra las cuerdas y obligado a reaccionar para cambiar la dinámica de su campaña en la máxima competición continental.

El francés Zinedine Zidane sólo ha recuperado a un jugador respecto a la plaga de bajas que tuvo para Villarreal (1-1), el brasileño Casemiro, pieza fundamental en sus esquemas.

Aún ausentes el capitán Sergio Ramos, Fede Valverde, Karim Benzema, Luka Jovic, Álvaro Odriozola –todos por lesión– y Éder Militao, quien volvió a dar un resultado indeterminado en los test PCR de la UEFA, como ya pasara el pasado viernes en las pruebas de LaLiga a pesar de haber dado negativo hasta en dos ocasiones.

El equipo merengue recupera trabajo en el centro del campo, pero sigue sin poder contar con los goles de Benzema y el liderazgo de Ramos, que se presumía clave para parar una de las duplas de ataque más peligrosas de Europa como es la que forman el belga Romelu Lukaku, ausente en el partido de ida por lesión, y el argentino Lautaro Martínez, quien firmó una gran actuación en dicho enfrentamiento.

Un encuentro en el que los de Zidane se pusieron con una ventaja de dos goles a cero, pero se vieron igualados y no fue hasta el minuto ochenta cuando lograron certificar la victoria gracias a un tanto anotado por el brasileño Rodrygo. Tres puntos que supieron más a alivio que a merecimiento y que dejaron al Real Madrid con cuatro en su casillero tras tres partidos, pero conscientes de que el duelo de hoy contra el conjunto italiano es como una eliminatoria por lo que necesita puntuar sin falta.

El último envite contra el Villarreal dejó dudas en cuanto a la fortaleza física y fondo de armario por el gran número de jugadores ausentes y varios sin ritmo competitivo, como Carvajal, Nacho y Mariano y precisamente ahora llega un equipo de Antonio Conte que imprime mucho ritmo a los partidos.

Sujetar a Lukaku

Clave para sacar un buen resultado será cómo sujetar a Lukaku –el faro interista, construye de espaldas a la portería rival– y Lautaro –aprovechando los espacios– y también arriba donde Zidane volverá a contar con Mariano, goleador frente al Villarreal, y ha llamado a filas a Hugo Duro, flamante fichaje para el Real Madrid Castilla, primer filial blanco, procedente del Getafe, quien está rindiendo a gran nivel a las órdenes de Raúl González Blanco tras anotar tres goles en otros tantos encuentros.

El equipo de Antonio Conte, por su parte, se presenta con las bajas confirmadas del serbio Aleksandar Kolarov y del croata Marcelo Brozovic. Por este motivo, el técnico nerazzurro se encomendará a su trío defensivo formado por el eslovaco Milan Skriniar, el holandés Stefan De Vrij y el italiano Alessandro Bastoni. Roberto Gagliardini, Nicoló Barella y el chileno Arturo Vidal serán titulares en el centro del campo, apoyados por las bandas por el exmadridista marroquí Achraf Hakimi y el inglés Ashley Young, con los intocables Lautaro y Lukaku en la delantera.

Comentarios