viernes 15/1/21

Nadal se hace el amo del Principado por undécima vez

Sin ceder un set en todo el torneo como hizo cuatro veces antes, Rafa Nadal se impuso por 6-3 y 6-2 al japonés Kei Nishikori, en 93 minutos, para ganar por undécima vez el Masters 1000 de Montecarlo.

A pesar de que llegó a Montecarlo con solo dos partidos jugados tras tres meses en el dique seco, Nadal demostró que, cuando está bien, en tierra no tiene rival | SEBASTIEN NOGIER
A pesar de que llegó a Montecarlo con solo dos partidos jugados tras tres meses en el dique seco, Nadal demostró que, cuando está bien, en tierra no tiene rival | SEBASTIEN NOGIER

Sin ceder un set en todo el torneo como hizo cuatro veces antes, Rafa Nadal se impuso por 6-3 y 6-2 al japonés Kei Nishikori, en 93 minutos, para ganar por undécima vez el Masters 1000 de Montecarlo.

Con esta victoria, el Nº1 mundial consigue su primer título de la temporada, el 76º de su carrera ATP y el 31º Masters 1000, uno más ya que Novak Djokovic con quien mantenía este empate, y de paso se mantendrá una semana más en la cima de la ATP.

Es la quinta vez que Rafa gana este torneo sin ceder un solo set (2008, 2009, 20010 y 2012). Montecarlo es por el momento el torneo que más veces ha ganado en su carrera. La única final que ha perdido en el Principado fue la de 2013 contra Djokovic.


El zurdo de Manacor lleva ganados 36 sets seguidos sobre tierra batida, récord personal en esta superficie en la que ha logrado 396 victorias, la última, con un revés cruzado desde el fondo, con el que aniquiló a Nishikori en el último punto.
Español y japonés tenían cuentas pendientes. Fue Nishikori quien arrebató a Nadal el bronce de los JJOO de Río 2016 en el último cara a cara, y esta vez el Nº1 mundial se tomó el desquite.

Nishikori había llegado a la final ganando los cuatro partidos anteriores en tres sets. Suyo fue el mérito de convertirse en el primer japonés en alcanzar la final de Montecarlo, y sobre todo, después de superar una lesión en la muñeca derecha en agosto de 2017.

Sólido y agresivo
Pero ayer no pudo inquietar demasiado. El balear estuvo sólido, agresivo y ganó el partido cediendo una sola vez su servicio, y rompiendo cuatro veces el del nipón, muy presionado cada vez que le tocó servir.
“Has dominado demasiado”, admitió Nishikori en la entrega de trofeos, asumiendo la gran superioridad de Nadal, quien le ha ganado en 10 de las 12 ocasiones que se han enfrentado. “Siempre es un reto enfrentarme a ti, y espero ya el siguiente duelo”, señaló.

“Es uno de los torneos más importantes del año”, comenzó Rafa. “Felicidades, Kei, porque sé lo difícil que es volver después de una lesión y te deseo lo mejor para el resto de la temporada”, continuó.

“Los últimos cinco meses han sido muy difíciles, muy duros y siempre es una alegría poder ganar aquí”, zanjó Nadal, cuya próxima cita, el Conde de Godó, le espera a la vuelta de la esquina, y donde también ha ganado ya 10 veces.

Comentarios