viernes 4/12/20

Macedonia, el examen final

La selección española encara en Skopje su último examen de la temporada, con el objetivo de mantener su solidez como líder, antes de iniciar el curso con una ‘final’ ante Italia, en el partido que decidirá la selección del Grupo G que se clasifica directamente para el Mundial de Rusia.

La presencia de Andrés Iniesta en el once titular en el encuentro de hoy está garantizada   | marcial guillén
La presencia de Andrés Iniesta en el once titular en el encuentro de hoy está garantizada | marcial guillén

La selección española encara en Skopje su último examen de la temporada, con el objetivo de mantener su solidez como líder, antes de iniciar el curso con una ‘final’ ante Italia, en el partido que decidirá la selección del Grupo G que se clasifica directamente para el Mundial de Rusia.
El sufrimiento de Italia en Skopje es la referencia con la que el seleccionador español Julen Lopetegui ha preparado a sus jugadores para el duelo ante Macedonia. A falta de minutos para el final de aquel encuentro, la selección ‘azzurra’ perdía por dos a uno y solo una remontada en los últimos compases, con tanto de Inmobile en el noventa y tres, evitó su tropiezo.
El peligro es mayor en este momento si cabe. Con jugadores españoles que ya han estado unos días de vacaciones y otros que llegan con el cansancio de toda una temporada en sus piernas a una fecha incómoda en el calendario FIFA.

‘Espacio selección’
La sensación de que el ‘espacio selección’ se ha vuelto a perder invade en la concentración de España. Lo conseguido con la conquista de dos Eurocopas y un Mundial se ha ido evaporando hasta llegar a un presente, en el que sienten que solo los clubes captan la atención y en la Roja no se habla de fútbol. Polémicas con declaraciones entre clubes, silbidos a Gerard Piqué, futuro de jugadores... se habla de todo menos de un partido clave para el próximo Mundial.
Parecía que nada le afectaba a Piqué pero regresó el rechazo de aficionados españoles expresado en silbidos en Murcia. Un nuevo capítulo del que acabó hastiado. Es la segunda ocasión en la que llega a Skopje en la misma situación. En septiembre del 2015 fue tras León, donde comenzó todo, y Oviedo. Sacaron la cara por él dos madridistas de peso, iconos como Iker Casillas y Sergio Ramos. El desgaste de una situación que no tiene fin provoca una respuesta más distante en el presente.
“La gente es libre de expresar lo que siente”, aseguró Marco Asensio en un papel difícil para un jugador de su juventud a medio camino entre la selección y los dardos continuos de Piqué al Real Madrid.

Una broma y un abrazo
Pero al grupo nada parece afectarle. Una broma y un abrazo zanja hasta el gesto más polémico, la referencia de Carvajal a Piqué en la celebración de la Liga en la Cibeles. Es el ejemplo que busca Lopetegui extendiendo una línea marcada por Vicente del Bosque en un vestuario sin fisuras.
Lopetegui recupera a David De Gea para la portería, superados sus problemas estomacales, y a los madridistas Dani Carvajal y Sergio Ramos para la zaga, con permiso para ausentarse frente a Colombia tras la conquista de la Liga de Campeones. El tercero era Isco, que pelea por un puesto con Thiago y se decidirá en función de las sensaciones físicas del jugador del Bayern.
Con Andrés Iniesta con puesto fijo con Lopetegui, Isco o Thiago es la única duda por despejar de un once con tridente ofensivo formado por Vitolo, un jugador en estado de gracia con la selección como David Silva, y en punta Diego Costa buscando goles para cerrar su gran temporada.
Tras las vacaciones el próximo duelo oficial de la selección española será el que decidirá el liderato, frente a Italia en el Santiago Bernabéu. En Macedonia hay seis jugadores con el riesgo de sanción si reciben una cartulina amarilla. Son Piqué, Sergio Ramos, Sergio Busquets, Thiago Alcántara, Vitolo y Diego Costa.

Papel de víctima
Mientras, la selección de Macedonia asume su papel de víctima y traslada el de favorito a España, aunque promete dar batalla y tratar de dar la sorpresa en el Nacional Arena Felipe II, que registrará un lleno absoluto con 33.500 aficionados.
Aunque la llegada de España no ha generado una gran reacción en las calles de Skopje, debido a que el foco mediático sigue siendo el éxito histórico del equipo local de balonmano, Vardar, que logró su primera Copa de Europa el pasado domingo en Colonia. l 

Comentarios