jueves 04.06.2020

Gigantes de plata

La selección española agigantó un poco más su leyenda con una sorprendente –vistos los precedentes en Londres– final ante el ogro yankee, que durante 39 minutos no supo cómo aplicar su tradicional rodillo a un equipo que, por enésima vez, exhibió una grandeza solo disponible para los más grandes.

La selección española conquistó su segundo subcampeonato olímpico consecutivo, en la que podría ser la última comparencia en la cita cuatrienal de la fantástica generación de los ‘juniors de oro’	fotos: efe
La selección española conquistó su segundo subcampeonato olímpico consecutivo, en la que podría ser la última comparencia en la cita cuatrienal de la fantástica generación de los ‘juniors de oro’ fotos: efe

La selección española agigantó un poco más su leyenda con una sorprendente –vistos los precedentes en Londres– final ante el ogro yankee, que durante 39 minutos no supo cómo aplicar su tradicional rodillo a un equipo que, por enésima vez, exhibió una grandeza solo disponible para los más grandes.

Una plata que, aunque suene a tópico, brilla como el oro. Como brillante fue su juego, liderado en los compases iniciales por un redivivo Juan Carlos Navarro. El escolta respondió a la canasta inicial de Tyson Chandler con un 3+1, con el que España doblaba en el marcador a los ‘yankees’. Una broma dentro de un partido que pintaba serio, muy serio.

 CLAVE - Kobe secó en la segunda mitad a un Navarro que firmó 17 puntos en la primera

Agazapada, primero en una zona 3-2 y luego en una 2-3, ‘La Roja’ respondió ojo por ojo al bombardeo de los pupilos de Mike Krzyzewski, que en el cuarto inagural enchufaron seis triples, con dos por cabeza de Kevin Durant y un Carmelo Anthony que firmó ocho puntos en un pestañeo y llevó al ‘USA Team’ (no más comparaciones con el equipo de 1992, por favor) a la primera renta importante (25-16), de un punto más que al final del primer acto, cerrado con un ‘alley-oop’ de Sergio Rodríguez que Rudy hundió en el aro.

El segundo arrancó con cambios. España se ponía por primera vez en individual. EEUU se atascó y los de Sergio Scariolo firmaron un parcial de salida de 7-0, estirado luego hasta un 12-1 que le dio la segunda ventaja (37-39) e hizo concebir las primeras esperanzas de que soñar despierto no es una utopía.

Pero entonces llegaron los problemas. Dos faltas seguidas de Marc Gasol –la primera solo existió en la imaginación de los injustos colegiados: no se puede permitir que sea solo un equipo el que pueda defender con las manos– le mandaron al banquillo con cuatro cuando tan solo iba cuarto y medio.

Ahí comenzó un parcial de 0-7 (50-44), que Navarro, autor de 14 puntos en el periodo inaugural, cortó con su primera canasta del segundo. Un triple, claro. Scariolo desmontó la individual para retomar la 2-3 y... nuevo atasco de las estrellas NBA, aunque LeBron James, desaparecido hasta ese momento, tiró del carro hasta el descanso, al que se llegó tras dos tiros libres de Rudy Fernández, producto de una falta antideportiva de Andre Iguodala, de la que, sin embargo, no se pudieron aprovechar los tres segundos de la última posesión.

Un solo punto abajo (59-58) y la licencia para soñar más vigente que nunca.

recital de pau

Y más cuando en el arranque del tercer periodo apareció la mejor versión de Pau Gasol. Después del triple inicial de Chris Paul, el santboiano decidió abusar, primero de Tyson Chandler y luego de su sustituto, Kevin Love.

Once puntos de Pau, los once primeros de España en la reanudación, subieron al marcador la que a la postre sería la máxima ventaja (64-67) de los ayer visitantes.

‘La Roja’ movía el balón con más paciencia que nunca, buscando la mina de oro que tiene en la pintura, mientras que atrás la 2-3 seguía funcionando. El ‘USA Team’ se aferró entonces a sus tres tenores: LeBron (re)tomando el protagonismo ofensivo, Durant anotando desde las esquinas –contra la 3-2 no lo había tenido tan fácil– y Kobe Bryant alternando canastas con un defensa asfixiante sobre Navarro, al que acabaría por reducir a la sombra que había sido en el torneo hasta ayer.

EEUU empezaba a poder correr, algo que no pudo hacer antes del descanso, pero los jugadores españoles lo tenían claro: faltas tácticas para cortar cualquier atisbo de contra. Partido nuevo a diez minutos (83-82).

Scariolo dio descanso a Pau en el inicio del capítulo final... y los estadounidenses se crecieron: parcial de salida de 7-2, que pronto fue un 12-4. Primeras dudas en España y plan C a escena: Sergio Llull como base en ataque y como lapa de Durant en defensa, con sus compañeros en zona. El experimentó funcionó a medias, porque si bien se consiguió aislar al alero de los Thunder, la ofensiva roja se resintió.

Aunque un mate de Marc Gasol encendió de nuevo la luz (99-93), apareció LeBron James para destrozar la maravillosa lámpara con su único triple del encuentro, seguido de una –cuestionable– falta en ataque de Pau, que Paul convirtió en el 104-93 a falta de 51 segundos.

La suerte estaba echada, el segundo intento de derribar al coloso moría en la orilla. Pero que nadie se lleve a engaño. Perder puede resultar una gozada cuando una grandísima final no solo se juega, también se disputa. Muchas gracias. n

Comentarios