miércoles 23/9/20

Italia impone su oficio sobre la inocencia de la selección belga

BÉLGICA - ITALIA: 0-2

La selección italiana presentó su candidatura al título tras apuntarse una trabajada victoria en su debut frente a Bélgica, rival que peleó por el empate hasta el descuento, pero que fue víctima de su propia bisoñez.
 

Pellé celebra el segundo tanto de Italia	reuters
Pellé celebra el segundo tanto de Italia reuters

La selección italiana presentó su candidatura al título tras apuntarse una trabajada victoria en su debut frente a Bélgica, rival que peleó por el empate hasta el descuento, pero que fue víctima de su propia bisoñez.
Había mucha expectación para contemplar uno de los mejores partidos de la primera fase y se cumplió la previsión, con un duelo muy abierto en el que ambos equipos hicieron méritos para puntuar, pero que se llevaron los italianos, apoyados en su oficio y en los goles de Emanuele Giaccherini y Graziano Pellè.
La selección ‘azzurra’, que sigue invicta en competición oficial bajo el mando de Antonio Conte, empezó refugiada junto a Gianluigi Buffon, en el partido 157 del guardameta con su equipo nacional. Los belgas intentaron imponer su fútbol alegre.
Sin embargo, los jóvenes ‘diablos rojos’ pagaron caro un fallo defensivo a la media hora de partido. Bonucci mandó un envió desde el centro del campo que se ‘comió’ Alderweireld y Giaccherini, haciendo acopio de clase, controló y batió a Courtois, el otro exjugador del Atlético de Madrid involucrado en la jugada y que nada pudo hacer.
El gol dañó la confianza de Bélgica, que comparecía en su primera Eurocopa desde 2000, y reafirmó a Italia, una selección que está huérfana de grandes figuras contradiciendo su propia historia, pero que se mostró como un equipo engrasado bajo el habitual 3-5-2.
La segunda clasificada del ranking mundial FIFA dispuso de su mejor oportunidad nada más iniciarse la segunda parte. Lukaku se plantó solo ante Buffon, pero elevó demasiado la pelota.
Italia recuperó el control de juego, pero los belgas se reactivaron con las entradas de Mertens y Carrasco, eléctricos para ayudar a Hazard. Origi dispuso de dos cabezazos francos para lograr el empate en los últimos minutos. Pero el delantero del Liverpool marró ambos.
Demasiado perdón para una selección como Italia, que primero avisó con el exsevillista Inmobile y después remató la faena con Pellé.

Comentarios