miércoles 25/11/20

Inacción o reacción

Hundido en la tabla, a ocho puntos de los puestos de salvación, el Deportivo rinde visita a un Ponferradina en crisis para cortar su peor racha histórica de resultados y soñar con una escalada
El delantero deportivista Borja Valle no podrá actuar en su localidad natal debido a una lesión muscular padecida en los últimos días | javier alborés
El delantero deportivista Borja Valle no podrá actuar en su localidad natal debido a una lesión muscular padecida en los últimos días | javier alborés

A ocho puntos de los puestos de permanencia y después de haber rubricado la peor serie histórica del club sin vencer —18 partidos—, la plantilla blanquiazul tiene esta tarde la oportunidad de reconciliarse consigo misma y con su afición doblegando a la Ponferradina en el campo de El Toralín. 

A partir de las 18.00 horas y en un ambiente casi de derbi —con cerca de medio millar de deportivistas en las gradas—, la formación que dirige un cada vez más cuestionado Luis César Sampedro puede abstraerse del caos institucional que envuelve al club y centrarse en comenzar una remontada anhelada por todo el deportivismo.

Los herculinos deben lavar su imagen del pasado fin de semana en Riazor frente al Zaragoza, en donde volvieron a suspender la asignatura de la vulnerabilidad para caer por 1-3 y desatar otro nuevo cisma en la entidad con la dimisión del Consejo de Administración de Paco Zas.

Con este propósito de enmienda el RC Deportivo, colista con solo 12 puntos en 19 jornadas, tratará por todos los medios de desquitarse de la presión que lo atenaza en las últimas citas para sorprender a una Ponferradina que tampoco se encuentra ni mucho menos para tirar cohetes, habida cuenta de que han sucumbido en sus cinco últimos encuentros ligueros.

Para optar a la segunda victoria de la presente campaña 19-20 el técnico Luis César ha optado por ‘limpiarse’ de la convocatoria a tres hombres de sobrado protagonismo hasta la fecha: Salva Ruiz, Ager Aketxe y Samuele Longo, que se han caído por decisión táctica. 

Debido a sus respectivos problemas físicos no figuran en la nómina de elegidos David Simón, Gaku Shibasaki y Borja Valle —que de esta forma ve frustrado su regreso a casa—.

El míster deportivista tiene en mente dar continuidad, a pesar del último varapalo, a la columna vertebral del encuentro del pasado fin de semana. Es decir, siempre con Dani Giménez bajo palos, la defensa estará integrada por Lampropoulos y Somma en el eje central, flanqueados por Mujaid en la derecha y Luis Ruiz en el costado izquierdo.

En la medular seguirá perfeccionando los movimientos de su trivote, con Álex Bergantiños como ancla y la dupla Peru Nolaskoain-Vicente Gómez unos metros más adelantados.

Como futbolistas más avanzados la duda se cierne en la identidad del acompañante de Koné y Mollejo; Sasa Jovanovic y Beto da Silva se disputan la última plaza en la alineación titular.
 En el banquillo de la suplencia el Deportivo se reserva a hombres de vocación ofensiva como Beto da Silva, Borja Galán o Christian Santos, que después de una lesión ha regresado a tiempo para estar a disposición de su técnico en punta de lanza.

En relación al rival de hoy, un recién ascendido como la Ponferradina tratará por todos los medios de reencontrarse con el triunfo tras cinco jornadas consecutivas de fiascos.

A pesar de esa última larga mala serie de resultados, los bercianos suman 24 puntos en su casillero; un factor que les permitirá afrontar el partido con más tranquilidad que un Deportivo acuciado por su hambruna de puntos.

El estratega local, Jon Pérez Bolo, no podrá contar por sanción con Óscar Sielva ni con Fran Manzanara, a los que se les podría unir la importantísima ausencia del goleador brasileño Yuri, aquejado de una serie de molestias físicas en los últimos entrenamientos y duda hasta última hora.
Con el arbitraje del madrileño Ortiz Arias, con quien ambos contendientes solo han empatado en una ocasión, Ponferradina y Deportivo medirán su grado de ansiedad.

El deportivismo no fallará a la llamada de los suyos en un instante crucial de la temporada, cuando el plantel más precisa del respaldo de su afición. En este sentido, el número de hinchas visitantes rondará el medio millar.

Comentarios