martes 19/1/21

El ilustre profesor que moldeó el estilo español

La muerte de Juan Dios de Román deja al balonmano nacional 
huérfano del principal artífice de su despegue a nivel internacional
Román falleció a los 77 años a causa de un derrame cerebral  | toni albir
Román falleció a los 77 años a causa de un derrame cerebral | toni albir

La muerte, a última hora del sábado, de Juan de Dios Román, que falleció a los 77 años a causa de un derrame cerebral, deja huérfano al balonmano de una figura indispensable para comprender la evolución de este deporte en España en los últimos 50 años.

Entrenador, seleccionador, presidente de la Federación Española, Román lo fue todo dentro del balonmano español. Pero si algo fue, como a él le gustaba recalcar, fue profesor, tanto de la Escuela Nacional de Entrenadores como de la facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte (INEF), en la que impartió durante más de 30 años la asignatura de balonmano.

Quizá por eso no dudaba en señalar como uno de sus principales logros el Campeonato de España juvenil que conquistó en 1970 con el colegio Nuestra Señora del Recuerdo de Madrid.

Una exitosa labor que le abrió un año después las puertas del Atlético de Madrid, con el que ganó cinco Ligas y cuatro Copas y al que llevó a tocar las puertas del cielo con la disputa en 1985 de la final de la Copa de Europa ante la Metaloplastika, Portner o Vukovic.

Luego llegaría, entre 1985 y 1988, la primera de las dos etapas de Román al frente de la selección española, unos años en los que, pese al notable ascenso del equipo español, ‘los Hispanos’ parecían condenados a quedarse siempre a las puertas de la lucha por las medallas. Un muro derribado con la plata en el Europeo disputado ‘en casa’ en 1996.

Siempre en el podio

Dos años más tarde, otra plata continental, y un bronce en 2000. Metales a los que sumar los bronces conquistados en los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996 y Sydney 2000, donde Juan de Dios dirigió su último partido con la selección.

La salida de la selección no significó el fin de la carrera en los banquillos del entrenador emeritense, que dos años después, en 2002, se puso al frente del Ciudad Real. En sus tres temporadas, el equipo conquistó, entre otros títulos, una Recopa de Europa, una Liga y una Copa del Rey.

Posteriormente llegaría el salto a los despachos, primero en el Ciudad Real y posteriormente como presidente de la Federación Española, tras ganar los comicios celebrados en 2008. Un cargo que Román ocupó durante cinco años que se cerraron con la conquista del segundo título mundial para España, tras imponerse en 2013 a Dinamarca en la final celebrada en Madrid.

Juan de Dios nunca se desvinculó del balonmano, participando en un sinfín de charlas, ponencias y coloquios en los que desplegó toda su capacidad didáctica para transmitir la pasión que sentía por este deporte. Un deporte que pierde no sólo a uno de sus técnicos más laureados, ni a un expresidente de federativo, sino al profesor que moldeó tanto desde las aulas como desde las pistas una manera propia de entender el estilo español.

Comentarios