jueves 26/11/20

El fuerte y el fortín

El Deportivo retoma la competición esta tarde en el Municipal de Guijuelo, un campo de hierba sintética casi inexpugnable para los visitantes, que no ganan allí desde hace más de un año
Uche Agbo va sobrado en la categoría de bronce del fútbol nacional  | pedro puig
Uche Agbo va sobrado en la categoría de bronce del fútbol nacional | pedro puig

Es Segunda División B y hay campos como el de esta tarde que suponen un examen para cualquier visitante, sea cual sea su nombre, su escudo y su caché. Es, salvando las diferencias, como acudir a Santo Domingo, el estadio del Alcorcón, aquel escenario en el que el Deportivo de Oltra, recién descendido a Segunda División por primera vez en veinte años, se estrenó en la temporada del récord de puntos en la categoría de plata llevándose un serio correctivo, a la altura del ‘alcorconazo’ que unos años antes, con el equipo titular en Segunda B, se había cargado en la Copa del Rey al Real Madrid.

El Municipal de Guijuelo  lleva un año sin ver a los rivales llevarse los tres puntos. El último que lo hizo fue el Amorebieta vasco (0-1) en la duodécima jornada de la temporada pasada,  el 10 de noviembre de 2019. Desde entonces, han pasado por allí diez equipos, solo ha marcado un gol uno de ellos, la Cultural Leonesa (y perdió), y únicamente han puntuado tres visitantes, todos por idéntico marcador (0-0).

Esta temporada, logró sumar el filial del Celta en la primera jornada de la temporada, Después, cayó allí el Salamanca. Son los cuatro puntos que ha sumado el Guijuelo en lo que va de curso, un equipo tan firme en su fortín como frágil a domicilio, donde fue goleado en la última cita por el Compostela (3-0). 

El equipo de los hermanos Montes (Jacobo y Marcos) está adaptado a las medidas de su  estadio, a la superficie que tiene. Conocen las referencias, los botes... No hay secretos para ellos, sí para los rivales.

Y allí se presenta el Deportivo, un equipo fuerte en un fortín. Al menos, en lo que a resultados se refiere después de cuatro jornadas en las que ha ganado tres partidos y ha empatado otro. Ha mostrado problemas en la elaboración del juego, en el ataque posicional y ha sacado petróleo de los cuatro goles que ha anotado. Como visitante, solo ha mojado en el campo de Unionistas, también en hierba artificial, en el primer minuto, con aquel golazo de Héctor Hernández en un saque de esquina ensayado con Keko Gontán. 

Ese partido lo preparó en el campo de hierba sintética de San Tirso, donde Borja Granero sufrió molestias en una rodilla que le han alejado del once desde entonces. Esta semana, en cambio, el equipo ha optado por trabajar solo en la Ciudad Deportiva de Abegondo, sin contacto con la superficie que se va a encontrar en Guijuelo. Vázquez ha preferido que solo tengan que pasar el mal trago del césped artificial el día del partido. Los jugadores estaban de acuerdo con el cuerpo técnico.

Más dudas ha tenido el míster respecto al planteamiento del partido: que si jugar desde atrás, si adelantar las líneas de presión, si buscar las transiciones rápidas, si cambiar el dibujo... Habrá una permuta segura, la de Eneko Bóveda por el lesionado Jorge Valín. El vasco y Salva Ruiz se han recuperado aprovechando el parón del campeonato, en el que se lesionó el canterano. 

Borges, tras dos partidos con su selección, Nacho González, que no se ha adaptado por ahora a lo que busca el Depor, y Claudio Beauvue son candidatos a abandonar el once. A la puerta de la titularidad llaman otros como Granero, Galán o Miku. No se espera cambio de dibujo porque Diego Rolan se ha quedado en A Coruña.

Comentarios