sábado 26/9/20

Fredigo caza en su ciudad talismán

Pierrick Fedrigo (La Francaise) firmó la cuarta victoria francesa del Tour, por lo que iguala las alcanzadas por los ciclistas británicos, tras imponerse en un esprint entre dos al estadounidense Christian Vandevelde en la decimoquinta etapa disputada entre Samatan y Pau
el corredor francés celebra con un brazo en alto su victoria en la decimoquinta etapa del tour	efe
el corredor francés celebra con un brazo en alto su victoria en la decimoquinta etapa del tour efe

Pierrick Fedrigo (La Francaise) firmó la cuarta victoria francesa del Tour, por lo que iguala las alcanzadas por los ciclistas británicos, tras imponerse en un esprint entre dos al estadounidense Christian Vandevelde en la decimoquinta etapa disputada entre Samatan y Pau, jornada tranquila que mantuvo a Wiggins con el maillot amarillo. Fedrigo, como en la víspera Luis León, cazó su cuarta etapa en la grande boucle con un movimiento estratégico similar al del murciano.

Dentro de una escapada de seis hombres saltó a 6,5 kilómetros de meta para evitar la presencia de su compatriota Dumoulin en el esprint. Y acertó, pues se llegó a Vandevelde a rueda y le superó en la recta e llegada de Pau, su lugar talismán.

En la ciudad aquitana, ganó su última etapa en 2010, en un día que compartió con 10 escapados, entre los que viajaba Lance Armstrong. Esta vez el golpe maestro de Fedrigo, que marcó en meta un tiempo de 3h.40.15, sirvió para batir al resto de ciclistas de la fuga del día: Thomas Voeckler, Chris Sorensen, Devenyns y Dumoulin.

Los favoritos vivieron un día tranquilo. Rodaron sin sobresaltos bajo el sol, con la temperatura más elevada de todo el Tour, pensando en los Pirineos, que llegarán el miércoles después de la jornada de descanso.

La escapada definitiva tardó en organizarse. Hasta el kilómetro 66 el Sky no dio permiso para aventuras. Se marcharon de la disciplina del grupo Voeckler (Europcar), Fedrigo (Francaise), Vandevelde (Garmin), Doumolin (Cofidis) y Devenyns (Omega) y ellos se entendieron perfectamente para disputarse la etapa.

Tres pequeñas cotas en los últimos 50 kilómetros no impidieron a los fugados ir aumentando la renta hasta la frontera del cuarto de hora, por lo que solo tenían que esperar el momento para que cada uno pusiera su carta encima de la mesa. Nadie quería vérselas con Dumoulin en la recta de llegada, a pesar de algún pequeño repecho, ya que el corredor del Cofidis era el más rápido de todos.

Eso lo tenía claro Fedrigo, por lo que saltó a 6,5 de meta. Solo respondió Vandevelde, que no fue enemigo para el ciclista de la región, nacido en Marmande, quien ganó con solvencia. n

Comentarios