lunes 25.05.2020

Fernando Vidal espera que Miguel Otero dimita

El presidente del club blanquiazul y sus consejeros no ocultan su malestar por la carta abierta de su compañero que pone en entredicho la viablidad económica que se elevará a la próxima Junta
Miguel Otero siempre fue un “activista” del Deportivo ya en su etapa como presidente de la Federación de Peñas y posteriormente como candidato a la presidencia del club coruñés | patricia g. Fraga
Miguel Otero siempre fue un “activista” del Deportivo ya en su etapa como presidente de la Federación de Peñas y posteriormente como candidato a la presidencia del club coruñés | patricia g. Fraga

“¿Qué resuelve la capitalización o venta del Deportivo a diez años vista, ¿A la vista de las cuentas, no será mejor vender otro activo del club en lugar del propio club?, ¿No estaremos mal vendiendo la vaca para mañana tener que comprar la leche?”, así se expresaba en una carta abierta Miguel Otero en una carta abierta publicada el pasado miércoles y que hacía saltar por los aires la tranquilidad aparente que reinaba en la sede del Real Club Deportivo de A Coruña y que provocó que en ese mismo día hubiera una convocatoria ‘informal’ (dicen algunas fuentes) del consejo de administración de la entidad coruñesa.

A esa reunión no asistió el consejero Miguel Otero, autor de dicha carta, que ponía abiertamente en tela de juicio la operación económica, ya que el Deportivo se vio obligado a cancelar por el estado de alarma la Asamblea de Accionistas que había convocado para el 17 de marzo y en la que la entidad financiera Abanca iba a convertir en acciones 35 millones de deuda, lo que, en la práctica, le iba a convertir en dueño de un club que actualmente tiene el capital muy repartido.

Silencio en el club

¿Qué decidió el club? De momento nada, pero que un consejero desliza que la directiva de la que forma parte no está ofreciendo la situación real de la deuda del club ha sentado como un tiro, según fuentes consultadas al consejo por este diario.

Dichas fuentes entienden que es sumamente grave que en el comunicado de Miguel Otero se diga que “desde el Consejo de Administración debemos facilitar a los accionistas toda la información de la que disponemos, para que la conozcan y decidan. Esa es la obligación a la que nos debemos los administradores; y los accionistas, decidir, pero con los datos reales del club en la mano”, para acabar exigiendo que haya “luz y taquígrafos”.

También considera que dude del trabajo de sus compañeros cuando afirma que “rstamos a pocas semanas de que se materialice la venta del club a una entidad bancaria y la preocupación se palpa en el ambiente. Hay nerviosismo, el pasado 24 de marzo se crea una comisión económica para, un mes después, disolverla tras haber profundizado en las cuentas del club”, escribía el todavía consejero. Fernando Vidal y sus compañeros esperan de que Otero, que en sus días presidió la Federación de Peñas Deportivistas y también pasó por el consejo de administración del Club Deportivo Lugo, comunique lo antes posible su dimisión.

El presidente está sumamente dolido con él, ya que entiende que compartía el proyecto de viabilidad económica, pues incluso asistió con el resto de los consejeros a la ceremonia en la que Abanca y el Deportivo presentaron sus planes para salvar la grave situación económica del club.

Vidal había explicado entonces que la deuda del Deportivo pasaría de 90 millones (más 14 de intereses) a 55 y evitaría pagar cerca de ocho millones de euros en intereses.

Todo este asunto tendrá que ser explicado y expuesto en una próxima junta de accionistas que se celebrará en cuanto la situación del estado de alarma lo permita, ya que el club ha reunido las acciones suficientes para sacar adelante sus planes. En esa cita espera que no esté Otero.

Comentarios