jueves 24/9/20

Fede Cartabia, Borges y Uche fueron las únicas bajas

Fernando Vázquez pisa el acelerador en pretemporada con la práctica totalidad de su plantel

Salva Ruiz golpea
el balón en un ejercicio
de triangulaciones,
centro y
remates durante la
sesión matinal de
ayer en Abegondo
| FOTo rcd
Salva Ruiz golpea el balón en un ejercicio de triangulaciones, centro y remates durante la sesión matinal de ayer en Abegondo | FOTo rcd

Ya en la cuarta semana de pretemporada el RC Deportivo continúa incrementando el ritmo y la exigencia de sus entrenamientos, con su mirada en el horizonte del pistoletazo inicial a la Liga en Segunda B programado para el próximo 18 de octubre.

En la dura sesión de actividad diseñada por el cuerpo técnico de Fernando Vázquez, de dos horas de duración, solo estuvieron ausentes Fede Cartabia —se ejercitó en solitario en el gimnasio debido a unas molestias musculares que arrastra—, Celso Borges —tramitando su permiso de residencia— y Uche Agbo —con permiso del club negociando una nueva cesión con el Standard de Lieja—.

Así, el míster de Castrofeito pudo disponer del concurso de la práctica totalidad de su plantilla, ya con el meta colombiano Lucho García en condiciones después de su ausencia en el test vespertino del lunes.

La enfermería del club se encuentra casi vacía, sin duda una de las mejores noticias para el Deportivo cuando resta poco más de un mes para el inicio de una temporada en la que estará prohibido padecer altibajos para conquistar una de las cuatro plazas de ascenso a Segunda —entre los 5 de grupos y un total de 102 clubes participantes—.

Actividad frenética

El staff técnico deportivista hizo sudar la gota gorda a los jugadores blanquiazules, que comenzaron la jornada con un completo calentamiento y diversos rondos.

Fernando Vázquez, con la supervisión de los preparadores físicos José Ángel Franganillo y Manuel Pombo, sometió a los suyos a un completo circuito de fuerza física, antes de introducir conceptos técnico-tácticos con movimientos sincronizados defensivos de toda su escuadra.

Antes de poner fin a la tercera sesión semanal de trabajo, el equipo coruñés se empleó a fondo en un partidillo de acoplamiento disputado en espacios reducidos, en donde la velocidad en la toma de decisiones es siempre una constante para optimizar la chispa necesaria para competir. l

Comentarios