jueves 3/12/20

Examen de resistencia

 Si hay un equipo al que ningún conjunto de la Liga desea enfrentarse, es el Atlético de Madrid, vigente campeón de Liga y máximo exponente de ese ‘otro fútbol’ que ha conseguido desbancar a Real Madrid y Barcelona.

Si hay un equipo al que ningún conjunto de la Liga desea enfrentarse, es el Atlético de Madrid, vigente campeón de Liga y máximo exponente de ese ‘otro fútbol’ que ha conseguido desbancar a Real Madrid y Barcelona.
Todo un test de resistencia física y sobre todo psicológica afrontará el Deportivo esta tarde; después de superar con creces la reválida de acceso a la Liga, Víctor Sánchez del Amo tiene ante sí la oportunidad de consagrarse en la élite frente a un adversario creado en un crisol a imagen y semejanza de su entrenador, Diego Pablo Simeone.
Rocoso, sin apenas fisuras, prolífico en la estrategia y dominador de las malas artes del fútbol: contactos al límite, juego subterráneo, encontronazos, codazos, protestas en masa, simulaciones, provocaciones...
En resumidas cuentas, que al Deportivo le tocará lidiar con un equipo de gladiadores  que puede presumir de poseer la mejor dupla de centrales del campeonato (Godín-Miranda), así como del francotirador más preciso a balón parado (Koke) y la nítida definición de Griezmann. Todo ello aderezado con el talento de Arda, el carácter incansable de sus dos laterales y el hormigón armado de sus mediocentros.
Después de renacer en Anoeta, firmando un meritorio 2-2 más valioso si cabe desde el punto de vista de haberse visto en dos ocasiones por detrás en el electrónico, Víctor encarará con suma ambición su estreno en el estadio en el que contribuyó a marcar una era.
Su capacidad para reconciliar a una grada un tanto erosionada con el anterior entrenador, Víctor Fernández, será un punto a favor para el madrileño y su escuadra; no en vano, Riazor registrará una de las mejores entradas de la temporada.
El míster blanquiazul apostará por el mismo bloque que arañó un punto ante la Real Sociedad; el mayor contratiempo para el preparador deportivista será la ausencia por sanción de Borges, el equilibrador de la medular.
En su lugar todo indica que actuará Medunjanin, un ‘superclase’ que ha pecado de indolencia en el primer tramo de la temporada, que le ha llevado al banquillo en primera instancia y a la grada con posterioridad.
Siempre con Fabricio bajo palos, la defensa estará configurada por dos valladares como Lopo y Sidnei, jalonados en banda por Juanfran y por Luisinho, que regresa tras cumplir sanción.
Álex Bergantiños pondrá el músculo en el círculo central, mientras que el citado Medunjanin aportará visión y toque.
A tenor de las probaturas efectuadas, Lucas Pérez podría desplazarse a la banda derecha, dejando la vacante en la mediapunta para Fariña, con Cavaleiro en la izquierda.
En punta de lanza el ariete más completo del equipo, Oriol Riera, repetirá de inicio en lo que se antoja que será una ardua batalla frente a unos centrales que apenas ofrecen concesiones.
En el banquillo aguardarán su oportunidad futbolistas de corte ofensivo como Juan Domínguez, José Rodríguez, Cuenca o Toché, criado en el Atlético de Madrid.
Con el recuerdo en mente de la barbarie que dio origen al asesinato de Jimmy, en la primera vuelta en los aledaños del Vicente Calderón, el partido ha sido declarado de alto riesgo por la Comisión Antiviolencia.
Sin embargo la ausencia de afición visitante minimizará los riesgos de posibles réplicas a los incidentes de Madrid-Río; y es que la hinchada blanquiazul está centrada en intentar amarrar la permanencia cuanto antes.

Comentarios