España sigue con su dinámica

Dani Olmo y Ondrej Lingr pugnan por la pelota en un lance del encuentro entre españoles y checos | efe

República Checa 2-2 España


Ni con los cambios mejoró demasiado con respecto al partido ante Portugal la selección española, que saltó al Sinobo Stadium de Praga, ante la República Checa, con revolución en el once de Luis Enrique Martínez. Tan solo mantuvo a tres jugadores, Unai Simón, Gavi y Pablo Sarabia, de los que empataron con los lusos en la primera jornada.


Luis Enrique cambió la defensa al completo con la entrada de Dani Carvajal y Marcos Alonso en los laterales, más Íñigo Martínez y Eric García, ya recuperado de las amigdalitis que sufría, en el centro. También fueron novedad Rodri y Koke en la medular más Dani Olmo y Raúl de Tomás en el tridente ofensivo. Como era de esperar, el combinado nacional salió al verde de Praga dominando el choque. La República Checa no se amilanó e intentó sacudirse el dominio de los de Luis Enrique pero las diferencias entre ambos conjuntos, sobre todo a la hora de mantener la posesión de la pelota, comenzaron a ser evidentes desde que rodó sobre el estadio centroeuropeo. No obstante el rival de la escuadra española se defendía bastante bien, ocupando los espacios en ataque con mucho criterio para intentar hacer daño a España.


Y lo hicieron bastante rápido, porque a los cinco minutos, Pesek anotaba el 1-0 en una jugada en la que la zaga española no era concluyente a la hora de defender la acción de ataque checa.


La Roja, hoy de blanco, encajó el tempranero golpe y siguió a lo suyo, elaborar juego, mientras el rival intentaba aprovechar su físico para ganar en los envites y atacar con premura si España se desorganizaba.


Siguió y siguió insistiendo la selección y siguió defendiendo con eficacia la zaga checa. El partido se acercaba al descanso con el 0-1 y una superioridad con la pelota aplastante por parte de los españoles, pero el dominio del balón, no daba el dominio del marcador, que seguía desfavorable para España.


El premio a la insistencia llegaba en el descuento del primer periodo cuando Gavi, de manera magistral, recibía un balón de Rodri y marcaba desde el área grande situando el balón pegado al poste y estableciendo el 1-1 con el que se llegaba al tiempo de descanso.


Cambio lógico

En los minutos finales de la primera parte Jankto, que había entrado en el 24’, dejaba su sitio en el campo a Havel tras caer lesionado después de una acción de Sarabia.


Luis Enrique dejaba en el banquillo al jugador español dando entrada a Ferran Torres para evitar el exceso de revoluciones. En la reanudación, el equipo checo salía decidido a plantar todavía más cara a la selección español y lanzaba dos ataques seguidos por las bandas aunque, en estas ocasiones, la zaga hispana parecía menos ‘dormida’ que al inicio del partido.


Siguió el envite por los mismos derroteros, más dominio de España por momentos y actitud siempre positiva de los checos, utilizando sus armas para neutralizar el juego de los de Luis Enrique.


De esta manera, en un error de los centrales, llegaba el segundo gol de los checos, obra de Kuchta, quien se plantaba solo delante del meta español batiéndolo por alto. A partir de ahí, defensa y contra para ir ‘matando’ el partido poco a poco. España apareció al final, con un gol de cabeza de Iñigo Martínez, para poner el empate definitivo.

España sigue con su dinámica

Te puede interesar