jueves 24/9/20

Emre Çolak, al ataque

La primera parte ante el Valencia dejó claro que Emre Çolak es un jugador fundamental para el Deportivo en ataque, aunque después su obsesión por evitar el patadón le costara al equipo un empate .

El jugador turco regresó al once tras haber sido descartado en Balaídos	mónica arcay
El jugador turco regresó al once tras haber sido descartado en Balaídos mónica arcay



La primera parte ante el Valencia dejó claro que Emre Çolak es un jugador fundamental para el Deportivo en ataque, aunque después su obsesión por evitar el patadón le costara al equipo un empate que, al menos, sirve para presentarse el próximo sábado en Los Cármenes fuera de las posiciones de descenso.
El castigo de Balaídos tuvo efecto positivo. El turco vio la goleada al Deportivo desde la grada de Balaídos y tras recibir el perdón de Garitano y la readmisión del vestuario, en su vuelta a los terrenos de juego no dejó indiferente a nadie.
Se echó el equipo a la espalda, organizó el juego ofensivo, distribuyó el balón y se sumó al remate como un segundo punta. A pesar de su estatura, remató dos veces de cabeza en el área del Valencia en la primera parte, ambas a centro de Juanfran, que estuvo certero en el pase y, como siempre, con más problemas a la hora de defender.
El primer cabezazo de Çolak fue potente, pero demasiado centrado. El balón se fue al muñeco. Alves logró despejarlo. El segundo fue colocado, imposible para el cancerbero. Cerraba con ese gol, el primero que marca para el Deportivo, un primer tiempo sobresaliente.
La batería del talentoso centrocampista se fue agotando en el segundo tiempo, al igual que la del equipo. Sin su bombilla a pleno rendimiento, el juego del Deportivo perdió lucidez. Çolak se le olvidó que a veces hay que dar patadones aunque duela. El turco perdió un balón en zona comprometida y después, la concatenación de errores supuso el empate che. El debutante Tyton estuvo a punto de conseguir lo que parecía imposible: quitarle el gol a Rodrigo, pero no pudo.

debut
La titularidad del cancerbero polaco fue la gran novedad en los planes de Garitano ante el Valencia. Después de nueve jornadas con Lux bajo palos, el míster cambió de portero. El guardameta de Zamosc se mostró bastante seguro en su estreno a pesar de que en el centro previo al gol valenciano podía haber buscado una mejor solución. n

Comentarios